Saltar al contenido

Cómo hacer fotografías de setas

Para hacer buenas fotografías de setas no es necesario un equipo muy complejo. Una cámara compacta sencilla y los trucos que te mostramos aquí pueden ser suficientes.

Cuándo y dónde fotografiar setas y hongos

La mayoría de las setas aparecen con las primeras lluvias del otoño, pero también hay setas propias de la primavera y algunas aparecen en verano. Las especies propias del invierno son muy escasas. Podemos encontrarlas en casi cualquier parte: bosques caducifolios, de pinos, praderas, arenales… cada biotopo tiene sus propias especies asociadas.

Las técnicas de los mejores fotógrafos para retratar setas en otoño

Cómo hacer las mejores fotografías de setas

Las mejores fotos de setas suelen obtenerse colocando la cámara a la altura del motivo. Si no disponemos de trípode eso suele significar tener que tumbarse en el suelo (húmedo en otoño por lo cual deberemos usar una colchoneta aislante o una lámina de plástico) y adoptar posturas poco cómodas. Si además de no estar cómodo hay poca luz y tenemos que disparar a velocidades bajas de obturación, el resultado serán imágenes movidas.

En estos casos, lo mejor es emplear un trípode para sujetar la cámara. Puede ser suficiente uno pequeño, de sobremesa, que nos permita tener la cámara a un palmo del suelo. Pero lo mejor, si nuestra economía nos lo permite, es optar por un buen trípode con cabezal basculante y patas ampliamente abatibles que nos permita colocar la cámara en cualquier posición. La fotografía con trípode debe ir acompañada del empleo de un disparador remoto, tanto para evitar trepidaciones al disparar, como para disparar más cómodos. En las cámaras más modernas, con wifi, se puede usar el teléfono móvil como disparador.

Para lograr buenas fotos buscaremos siempre los mejores ejemplares, los más vigorosos, con los colores más vivos y en mejor estado.

Otro aspecto importante es encontrar el ángulo desde el cual la seta resulta más atractiva. Daremos unas vueltas a su alrededor observándola detenidamente y analizando la composición antes de decidir donde ponemos la cámara.

fotografía de setas en el bosque
En algunas ocasiones, en vez de llenar todo el encuadre con el motivo, nos interesará mostrar el entorno con el hábitat natural de la especie.

También debemos prestar atención al entorno. Las setas pueden estar semienterradas por la hojarasca o entre ramas secas. Si es necesario apartaremos las hojas, las ramas y las hierbas para hacer el entorno de la seta lo más atractivo posible. Debemos hacerlo con cuidado para no estropear la seta ni los micelios.

Si los alrededores de la seta carecen de interés, quizá debamos fotografiarla con nuestro zoom estándar a su máxima focal para centrarnos en la seta y eliminar el entorno. En cambio, si detrás de la seta se extiende, por ejemplo, un bosque interesante, quizá deberíamos fotografiar con el zoom en su focal más angular o emplear un objetivo de 24 ó 20mm (formato completo) y estudiar una composición que incluya el entorno.

Cómo iluminar las fotos de hongos

Respecto a la iluminación, la principal fuente de luz será la luz natural del sol con todas sus variables. Para modificarla y aclarar las zonas oscuras podemos emplear un reflector hecho con una cartulina blanca, por ejemplo. El flash también es un elemento muy útil del equipo. Nos permitirá aclarar sombras si la seta está al sol y proporcionar viveza a los colores si está a la sombra o si el día está nublado. Debemos utilizarlo con un cable sincro u otro tipo de conexión inalámbrica con la cámara para poder separar el flash de la cámara e iluminar desde el ángulo más adecuado. Algunos fotógrafos llevan pulverizadores de agua para rociar las setas y proporcionar a la foto el brillo y el frescor típico del rocío.

como hacer fotografias de setas
Una cámara compacta es suficiente para fotografiar setas. En este caso se usó una Canon SX 20IS; 100mm; f/5,7; 1/4s.

Cuál es el mejor equipo para fotografiar setas

No es necesario un gran despliegue de medios para hacer buenas fotos de setas. Una cámara compacta puede ser suficiente. Si empleamos una cámara de objetivos intercambiables, el zoom estándar (28-80mm para formato completo o equivalente en otros formatos) es más que suficiente para todas las setas medianas y grandes. Para fotografiar las setas y hongos más pequeños puede ser necesario emplear un objetivo macro.

Si disponemos de un objetivo gran angular que nos permita enfocar desde bastante cerca podremos lograr imágenes que muestren el hábitat de la seta. Las cámaras compactas con objetivos zoom que parten de los 24mm en angular y con una distancia mínima de enfoque en el modo macro de, con frecuencia, 1cm son muy útiles en este sentido.