Saltar al contenido

Cómo fotografiar aves

Descubre cómo fotografiar aves fácilmente con las mejores técnicas y trucos que ponemos a tu disposición en este artículo. Ya no tienes escusa para empezar.

Los sistemas de los fotógrafos profesionales para hacer las mejores fotografías de aves

Cómo fotografiar aves con comederos y bebederos

Una de las maneras más sencillas y eficaces de fotografiar aves es ofrecerles agua o alimento mientras las fotografiamos ocultos en un escondite o “hide”. Un hide no es más que un sistema de ocultación, normalmente de tela y con forma de cubo o de tienda de campaña igloo.

Cómo debe ser el comedero para fotografiar aves

Los comederos son más eficaces en invierno, cuando el alimento escasea y las bajas temperaturas hacen que los animales agradezcan un mayor aporte calórico.

pájaro en un comedero
Comedero sencillo de madera.

Existen comederos comerciales de diversos tipos, plataformas con techo para que no se moje la comida, cestas de alambre en las que introducir semillas y frutos secos, comederos en forma de cilindro para colgar en las ramas de los árboles y un largo etcétera.

Pero podemos fabricarnos un comedero con cualquier recipiente poco profundo o con una tabla a la que pondremos unos listones por los lados para que el viento no se lleve la comida. Si le añadimos un techo que podamos quitar en las sesiones de fotos, la comida no se mojará.

Una ristra de cacahuetes unidos por un alambre y colgados de una rama atraerá a muchos pajarillos que harán malabarismos mientras picotean, lo mismo que medio coco suspendido de una rama en posición invertida.

También podemos echar la comida directamente en el suelo o sobre una piedra plana y ocultarla con algo de musgo para que no se vea el truco en las fotos. En este caso habrá que reponerlo con más frecuencia, ya que no sólo los pajarillos darán cuenta de ella.

decorado para fotografiar aves en una mesa
Un decorado nos ofrece más posibilidades en cuanto a la cantidad y a la variedad de fotografías que tomemos de las aves.

Una buena opción es emplear una mesa u otro tipo de plataforma para crear un decorado que, de paso, oculte la comida y así nos permita fotografiar a las aves en todo momento sin revelar el truco. Debemos ser cuidadosos con los elementos decorativos para que no lleguen a distraer demasiado la atención de los protagonistas de las fotos. Un decorado, además, nos ofrece facilidades para grabar en vídeo a las aves, ahora que esta prestación se ha vuelto algo común en las cámaras de fotos.

¿Qué alimentos son los mejores para atraer a los pájaros y poder fotografiarlos?

Sobre los alimentos que poner en el comedero, cuanto más variados sean, más especies diferentes atraeremos. Podemos probar con semillas de diferentes tipos, migas de pan, copos de avena, pipas de girasol, frutos secos, fruta, podemos adquirir en los comercios especializados en mascotas pasta de cría y alimento para aves insectívoras, etc. No hay que olvidar añadir un recipiente con agua para que las aves puedan beber.

Independientemente del tiempo que deseemos mantener el comedero, unas semanas o todo el invierno, no debemos retirar el aporte de alimentos de forma repentina, pues podemos haber creado dependencia en las aves, sino paulatinamente, para que se vayan adaptando a la nueva situación. En cualquier caso, debemos preocuparnos por mantener el comedero limpio y renovar la comida antes de que se estropee mientras lo estemos usando.

Fotografía de un petirrojo en un comedero para aves
Los decorados permiten ocultar la comida y fotografiar a las aves sin revelar el truco.

Atraer a los pájaros con bebederos

Los bebederos son más eficaces en verano, especialmente en zonas cálidas y secas donde el agua escasea. Pueden ir desde un pequeño recipiente hasta un pequeño estanque donde los animales puedan beber y bañarse. Podemos construir un bebedero para aves excavando un agujero en el suelo que cubriremos con una lámina de PVC y llenaremos de agua. Decoraremos la orilla con piedras, ramitas y materiales de los alrededores. No es necesario que sea muy grande ni muy profundo. Con dos o tres centímetros de profundidad es suficiente. Cuanto más grande, más agua necesitaremos para llenarlo, y en el medio del campo no hay agua corriente.

Tanto los comederos como los bebederos para fotografiar aves requieren de un periodo de adaptación de varias semanas antes de empezar a usarlos para que las aves los encuentren y se acostumbren a alimentarse en ellos.

fotografía de pájaros bañándose
Un pequeño bebedero no es difícil de realizar simplemente con una lámina de plástico. Si lo decoramos con cantos rodados que podemos recoger de un río le daremos un aspecto muy natural y las aves acudirán encantadas a bañarse.

Cómo escoger el mejor lugar para colocar un comedero para fotografiar aves

El mejor lugar para colocar un comedero con la intención de fotografiar aves no es, como podría parecer a primera vista, el interior de un hábitat como un bosque espeso, sino la periferia, la unión de dos hábitats, donde encontraremos más variedad de especies, o en un claro.

Tendremos más éxito si, independientemente del hábitat escogido, en las proximidades del comedero existe algún árbol o arbusto donde las aves puedan posarse y otear los alrededores para ganar confianza antes de decidirse a posarse en el comedero.

Como medida de precaución hemos de cerciorarnos de que el comedero dispone de buena visibilidad alrededor, de forma que las aves puedan advertir la presencia de algún depredador que se aproxime mientras están comiendo.

Hay que colocar alguna ramita como posadero para que las aves se posen en ella antes de bajar a por la comida. Escogeremos ramas bonitas, con flores o con formas interesantes que añadan belleza a nuestras fotos.

Instalación del hide para hacer fotos de pájaros

El hide se suele situar entre 1,5 y 3 metros de distancia del comedero, en función de la distancia focal y de la distancia mínima de enfoque de nuestro objetivo.

Si queremos sacar buenas fotos no podemos colocarlo a la ligera. Debemos tener en cuenta la luz del sol y el fondo. Sería frustrante ponerse a sacar fotos y descubrir que tenemos el sol de frente y el fondo envuelto en sombras.

Como fotografiar aves desde un hide
En este hide situado en la finca de una casa de campo, las aves están habituadas a la presencia de las personas, y la única precaución que se tuvo fue tener el sol de espaldas por las mañanas, que es cuando se realizaron las sesiones fotográficas. El fondo lo formaba un seto verde situado a unos 6 metros.

Por otra parte, el sol varía de posición a lo largo del día. Si vamos a realizar sesiones fotográficas por la mañana, y nuestro emplazamiento recibe la luz dorada del amanecer, puede ser buena idea tener esa luz de espaldas y, según pasan las horas y el sol se desplaza, emplear un flash para suavizar las sombras. Si nuestras sesiones fotográficas duran todo el día, probablemente lo mejor sea tener la el sol del mediodía de espaldas, y suavizar las sombras que se producirán a lo largo de la mañana y de la tarde con ayuda del flash.

Carbonero común
Los fondos oscuros no suelen ser muy atractivos, Es mejor iluminarlos con un destello de flash

Como norma general, los hides se suelen instalar dos o tres días antes de la sesión de fotos para que las aves se habitúen a él, independientemente de que se use un comedero o bebedero, se fotografíen aves al acecho en sus posaderos habituales o se emplee otra técnica. En el caso de especies muy huidizas puede ser conveniente instalarlo por la noche, siempre que no se trate de rapaces nocturnas, y también comenzar situándolo a bastante distancia para ir acercándolo un poco cada día.

Cómo fotografiar aves desde el escondite o hide

Si queremos tener éxito fotografiando desde el hide, las aves no deben saber que estamos dentro. Esto se consigue de dos formas: O bien entramos en el hide de noche, o bien entramos con otra persona que permanecerá un rato dentro y después se irá. Como las aves no saben contar pensarán que el hide ya está vacío.

Herrerillo común en un posadero dispuesto para hacer fotos de aves
Normalmente ofreceremos a las aves una ramita para que se posen antes de descender al comedero. Una ramita de formas o colores vistosos hará mas bonita nuestra fotografía.

En la mayoría de las ocasiones las entradas y salidas de las aves al comedero serán fugaces, así que debemos estar atentos y en silencio para no asustarlas.

Normalmente no querremos revelar el truco que empleamos para sacar las fotos, así que lo habitual es tentar a las aves con uno o más posaderos (normalmente ramitas) donde se posarán antes de descender a comer, momento que aprovecharemos para fotografiarlas. Si sólo ponemos un posadero, será fácil adivinar donde se van a posar y aumentará la posibilidad de lograr instantáneas; si ofrecemos varios posaderos, las imágenes que obtengamos serán más variadas. A prever por donde entraran las aves y donde se posarán se aprende a base de sesiones fotográficas.

Como fotografiar pajaros
Debemos cambiar con frecuencia los posaderos para dar variedad a nuestras fotos.

Si las aves no se muestran relajadas, sino que están alerta, inmóviles y miran fijamente el objetivo, es mejor no disparar para no asustarlas con el sonido del obturador, y dejar que entren en el comedero dos o tres veces para que tomen confianza antes de empezar a fotografiar.

Es posible que las aves se sobresalten con el sonido del obturador de la cámara o con el destello del flash, en este caso lo mejor es ir poco a poco, primero dejar que se habitúen a entrar a comer, después al sonido del obturador y luego al destello del flash a lo largo de las sesiones.

Pajaro fotografiado en vuelo
Aunque pueda parecer que este acentor común está aterrizando, en realidad pega un salto sorprendido por el flash. Si bien esta imagen pueda parecer vistosa, el 90% de las ocasiones las aves sobresaltadas no son nada fotogénicas.

Cómo fotografiar aves en vuelo

El éxito en la fotografía de aves en vuelo depende de la habilidad que tenga el fotógrafo para anticiparse a los pájaros. En muchas ocasiones disponemos sólo de un par de segundos para disparar, así que debemos observar a las aves y estar preparados.

Cómo configurar la cámara para fotografiar aves en vuelo

Cuando apuntamos al ave, todos los ajustes de la cámara: modo de enfoque, sensibilidad, velocidad de obturación, apertura de diafragma, deben estar ya correctamente ajustados, pues de lo contrario perderemos nuestra oportunidad. Estos ajustes se harán de manera muy rápida si estamos bien familiarizados con el funcionamiento de nuestro equipo.

Ajustar la exposición a prioridad de abertura o de diafragma facilitará la tarea. Pero debemos tener en cuenta la diferencia de luminosidad del ave con respecto al fondo, por ejemplo al fotografiar un ave contra un cielo muy luminoso es necesario realizar un ajuste de compensación de exposición para que el ave no salga oscura. Una dificultad añadida es que la luminosidad del fondo puede variar durante el vuelo del ave, por ejemplo, el fondo puede pasar de ser un cielo luminoso a una arboleda en la sombra. Una solución es ajustar en modo de medición de la cámara en “puntual” y centrar el motivo.

gaviota fotografiada en vuelo
Olympus E-M1 Mark II; zoom Panasonic 100-400 a 400mm; f/6,3; 1/320s. Las gaviotas son abundantes y confiadas en los puertos y paseos marítimos de los pueblos pesqueros, eso las convierte en unas modelos estupendas para para practicar la fotografía de aves en vuelo con un equipo sencillo antes de intentarlo con otras especies y en otras condiciones más complicadas.

Para captar el mejor momento, lo más fácil es disparar en ráfaga, sobre todo si el ave aletea muy rápido. Por ello, cuanto mayor sea la ráfaga máxima de nuestra cámara, mejor. También es adecuado emplear una velocidad de obturación muy rápida para congelar el movimiento y evitar trepidaciones al sujetar el teleobjetivo a mano, ya que los trípodes no permiten los rápidos movimientos que requiere este tipo de fotografía.

En ocasiones, debido a la escasa luz, tendremos que aumentar la sensibilidad de nuestra cámara para alcanzar velocidades de disparo adecuadas; así que, es importante que nuestra cámara tenga una buena respuesta ante sensibilidades altas, algo que las cámaras modernas consiguen incluso a 1600 ISO.

Dado que el sensor AF central suele ser el más preciso, es también el más usado para este tipo de fotografía en que el enfoque debe estar ajustado a continuo para mantener al sujeto enfocado mientras se acerca o se aleja de nosotros. Si nuestro objetivo tiene limitador de enfoque, lo usaremos, y así el recorrido del enfoque cuando se pierde será menor y la cámara recuperará el enfoque con más rapidez.

Fotografia de aves en vuelo
Canon 700D; 500mm; f/6,3; 1/160s. Un charrán patinegro vuela oteando el mar en busca de presas.

Por otra parte, muchos objetivos y cuerpos de cámara cuentan con estabilizador de imagen. En general, disparando a velocidades de 1/1000 de segundo no suelen ser necesarios, así que los mantendremos apagados para no consumir recursos del procesador de la cámara.

Cuáles son los mejores objetivos para fotografiar pájaros volando

Los objetivos más adecuados son los de distancia focal larga, 400mm, 500mm o más; y cuanto más luminosos, mejor, pues el enfoque será más rápido y nos permitirán usar teleconvertidores para ampliar la focal. Naturalmente, no todo el mundo puede permitirse este tipo de objetivos, que suelen rondar los 6.000€, en cuyo caso podemos recurrir a objetivos zoom con focales máximas de 400mm ó 500mm, que son mucho más asequibles y también nos darán buenos resultados.

Pájaros fotografiados volando
Canon 700D; 500mm; f/6,3; 1/160s. Para que dos espátulas posen tan bien delante de la cámara hay que tener un poco de fortuna y estar preparado para aprovecharla.

Cómo fotografiar aves acuáticas

Para fotografiar aves acuáticas tenemos dos opciones básicas: colocar nuestro escondite en la orilla del agua o emplear un escondite flotante.

Cómo fotografiar patos y otras aves acuáticas desde un hide en la orilla

Esta opción es la más sencilla, aunque no siempre será fácil prever donde estarán las aves. Necesitaremos un teleobjetivo potente, de 400 ó 500mm como mínimo. En muchas ocasiones las aves estarán demasiado lejos para llenar con ellas el encuadre, especialmente en masas de agua muy grandes. Para que las aves tomen confianza y se aproximen a nosotros podemos colocar unos cimbeles (reproducciones en plástico u otro material) que imiten a aves acuáticas, así verán que hay otras aves cerca de nuestro escondite.

Escondite para fotografiar aves en un lago
Hide en la orilla de una laguna.

Cómo fotografiar aves acuáticas con un hidrohide o escondite flotante

El empleo de un escondite flotante suele dar muy buenos resultados, ya que las aves no desconfían de él y suelen permitir aproximarse mucho al fotógrafo y, por otra parte el propio fotógrafo puede ir en busca de las aves.

La mayoría de los fotógrafos emplean hidrohides de fabricación artesanal, así que hay tantos modelos como fotógrafos que los usan. Normalmente suelen tener una base flotante en forma de “U” fabricada en “corcho blanco”, que da muy buena flotabilidad, u otro material. Sobre éste puede ponerse una base de madera, para que dé consistencia y para poder sujetar en ella nuestra cámara. El corcho blanco ha de cubrirse bien con tela o plástico para no ir dejando restos por el agua. Sobre esta base colocaremos unos arcos que soportarán la tela de camuflaje que nos cubrirá. Antes de utilizarlo, hemos de probarlo meticulosamente, para evitar daños irreparables en nuestro equipo fotográfico. También podemos encontrar algunos hidrohides comerciales.

Hidrohide para fotografiar aves acuáticas
Hidrohide comercial para fotografía de aves. www.floating-hide.com

Cuando utilicemos esta técnica debemos ir provistos de un traje de neopreno y, si desconfiamos de lo que nos podemos topar en el fondo, de calzado que evite cortaduras en los pies. No es una técnica cómoda y las sesiones fotográficas pueden ser agotadoras: en ocasiones habrá que gatear por el fango, arrastrarse por zonas poco profundas o hundirse en el lodo, pero los resultados suelen merecer la pena.