Saltar al contenido

Cómo hacer fotografías de anfibios y reptiles

Fotografiar anfibios y reptiles es relativamente sencillo. Si eres cuidadoso y sigues los siguientes consejos tendrás el éxito asegurado.

¿Cómo y dónde sacar fotos de anfibios y reptiles?

Lo primero que debemos hacer si queremos fotografiar cualquier especie animal es documentarnos sobre ella, averiguar algo de sus costumbres, saber cuál es su hábitat, si es nocturna o diurna… De este modo aumentarán notablemente nuestras posibilidades de éxito.

Técnicas fotográficas para la fotografía de anfibios y reptiles

Algunas especies de anfibios tendremos que fotografiarlas por la noche

En el caso de muchas especies de anfibios, la mejor época para encontrarlos y fotografiarlos es desde finales del invierno a mediados de la primavera, aproximadamente, pues es su época de celo y todos se aproximan al agua, incluso los que viven lejos de ella el resto del año. Debemos visitar regularmente las zonas húmedas para ver si oímos sus cantos, no sólo de día, también de noche, ya que muchas especies son nocturnas.

Por ejemplo la rana común (Pelophylax perezi) tiene actividad diurna y podemos captarla cantando en ríos y charcas limpios de contaminación. También el acoplamiento del sapo común (Bufo bufo), a pesar de ser casi siempre un animal crepuscular y nocturno, se puede observar durante el día en charcas, ríos e incluso embalses, aunque encontraremos mayor actividad al caer la noche. Al sapo de los cañaverales (Bufo calamita) tendremos que buscarlo en las charcas durante la noche. El celo de la ranita de San Antonio (Hyla arborea) también tendremos que espiarlo durante la caída de la tarde y la noche.

Fotografía de anfibios: una ranita
Canon 700D; 100mm macro; f/7,1; 1/160s. Esta ranita era tan pequeña que usé un objetivo macro para captarla. como el día estaba nublado no había sombras, sólo ajusté el balance de blancos manualmente.

Para fotografiar reptiles, lo mejor es madrugar

Respecto a los reptiles, el mejor momento para fotografiarlos es por la mañana temprano, cuando salen a calentarse con los primeros rayos de sol.  Sus cuerpos, fríos a causa del frescor de la noche, aún no han recuperado su agilidad y tendrán más paciencia con nosotros. Muchas veces son territoriales y toman el sol en los mismos sitios, así que si descubrimos un ejemplar que huye a nuestro paso, podemos probar suerte y volver en unos minutos, acercándonos cuidadosamente.

No todas las especies se comportarán igual. Algunas, como la mayoría de los reptiles o la rana común, son muy huidizas y deberemos acercarnos despacio y con cuidado. Otras, como la salamandra común, nos mirarán impasibles mientras nos acercamos, confiadas en que sus vivos colores advierten a sus enemigos de su toxicidad.

En esta fotografía de una rana podemos contemplar el hábitat de los anfibios
Canon SX 60HS; 3,8mm (equiv. 21mm); f/4; 1/60s. En este caso, acercándonos con un angular, incluimos el hábitat de la ranita de San Antonio.

¿Qué cámaras y objetivos usar para fotografiar reptiles y anfibios?

Fotografiar anfibios y reptiles no requiere un equipo costoso y complejo, y es posible que haya casi tantas variantes de equipo como fotógrafos de naturaleza.

Un telezoom 70-200 ó 70-300 es adecuado ya que nos permitirá fotografiar a las especies más huidizas sin necesidad de acercarnos demasiado a ellas. Otras especies serán más pacientes con nosotros y nos permitirán acercarnos con un gran angular para mostrar su hábitat, por ejemplo. Si queremos llenar el encuadre con los ejemplares más pequeños quizás necesitaremos un objetivo macro. Las cámaras compactas también pueden servir, y nos pueden ofrecer todo el rango de focales que necesitamos, desde el angular al teleobjetivo.

Fotografía de reptiles.
Canon 350D; 300mm; f/5,6; 1/500s. Con un teleobjetivo llenamos el encuadre con este joven lagarto verdinegro sin tener que acercarnos demasiado a él, evitando así que se asustara y huyera. Para aclarar las sombras usé el destello de un flash colocado directamente sobre la zapata.

Cómo iluminar cuando hagamos fotografía nocturna

Respecto a la iluminación, durante el día será suficiente con un flash compacto sobre la cámara para aclarar las sombras. Durante la noche este tipo de iluminación resultará plana y con sombras muy duras. Obtendremos mejores resultados si usamos dos flashes, uno a cada lado de la cámara, sobre un soporte adecuado. Las cámaras no enfocan si no hay luz, así que tendremos que usar una linterna para luminar el motivo y que la cámara pueda enfocarlo.

Es importante llevar ropa y calzado adecuados para el clima y el lugar donde fotografiemos

En el caso de que vayamos a fotografiar anfibios a charcas u otras zonas húmedas no debemos olvidar un calzado impermeable. Unas botas de goma como las de los pescadores, que nos lleguen por debajo de las rodillas, son más apropiadas para estos casos que unas de Gore-Tex. Si vamos de noche debemos llevar también ropa de abrigo apropiada.