Saltar al contenido
Vive la Naturaleza

Matamoscas o falsa oronja – Amanita muscaria

Descripción y características de la seta matamoscas o falsa oronja (Amanita muscaria)

El aspecto general de la seta matamoscas o falsa oronja (Amanita muscaria) es muy conocido, con su sombrero rojo cubierto de verruguitas blancas que ilustra numerosos libros infantiles. Dicho sombrero es primero convexo y luego aplanado, a veces algo deprimido, alcanza entre 15 y 20 cm. de diámetro y el borde se estría algo con la edad.

La cutícula roja puede decolorarse por la lluvia y las verruguitas blancas que la cubren pueden desaparecer o nacer con pocas o ninguna.

Tiene láminas blancas, desiguales y libres. La esporada es blanca.

El pie, de color blanco, puede ser liso o de superficie algodonosa; tiene un anillo grande, blanco y en forma de faldita. La base bulbosa tiene unos rebordes grumosos que son los restos de la volva. La carne es blanca salvo debajo de la cutícula, donde es amarilla o algo anaranjada.

seta matamoscas o falsa oronja (Amanita muscaria)

Variedades de la amanita muscaria

La falsa oronja presenta diversas formas:

  • La variedad formosa tiene las verruguitas amarillas.
  • La variedad alba es escasa y tiene la cutícula de color plateado.
  • La variedad guessowii, que aparece en Norteamérica, tiene la cutícula de amarilla a anaranjada.
  • La variedad regalis, que aparece en Escandinavia y Alaska y algunos autores la consideran una especie diferente, tiene el sombrero de color marrón con verrugas amarillas.

Biología de la seta matamoscas

Aparece desde finales del verano y durante el otoño. Se desarrolla en simbiosis con diversas especies de árboles.

¿Cuál es la peligrosidad de la falsa oronja?

Es peligrosa si se ingiere, pues presenta toxicidad sobre el hígado y el intestino, aunque no está claro si son fiables los casos mortales atribuidos a esta seta.

La cantidad de toxinas es muy variable de un ejemplar a otro y no afecta igual a todo el mundo, pero se sabe que en casos extremos puede provocar el coma.

También tiene efectos alucinógenos que eran ya conocidos por antiguas culturas de Siberia que la usaban para alcanzar estados alterados de la conciencia. En algunos lugares de Siberia, Japón y quizá América del Norte parece haberse consumido como alimento tras un proceso de “desintoxicación” durante el cocinado. En otros lugares como los Países Bajos, el Reino Unido o Australia está prohibida la posesión y el cultivo de esta seta.

La seta matamoscas o falsa oronja (Amanita muscaria)
La Amanita muscaria var. formosa presenta las verruguitas del sombrero y los flecos de anillo de color amarillo.

Hábitat y distribución de la Amanita muscaria

Esta especie crece en el suelo de bosques tanto de coníferas como de frondosas, particularmente en suelos ácidos. Está ampliamente distribuida por las zonas templadas del hemisferio norte.

Los orígenes de la falsa oronja

Estudios recientes parecen indicar que se originó durante el período Terciario en el Puente de Beringia, que unía Alaska y Siberia, y a partir de allí se extendió por Asia, Europa y América del Norte y Central. Parece que ha sido introducida accidentalmente en lugares del hemisferio sur con la exportación de pinos con los cuales crece asociada en simbiosis. Se ha citado en Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica y América del Sur.

Clasificación taxonómica

Reino: Fungi; Phylum: Basidiomycota; clase: Agaricomycetes; orden: Agaricales; familia: Amanitaceae; género: Amanita; especie: muscaria.

Nombre científico: Amanita muscaria

Nombres comunes: Falsa oronja, matamoscas

¿Cómo se llama la Falsa oronja en otros idiomas?

Inglés: fly agaric, fly amanita; Francés: amanite tue-mouches, fausse oronge; Alemán: fliegenpilz; Italiano: ovolo malefico; Portugués: agário-das-moscas, mata-moscas, rosalgar, mata-bois, frades-de-sapo.