Saltar al contenido
Vive la Naturaleza

Amanita enfundada – Amanita fulva

Descripción y características de la amanita enfundada (Amanita fulva)

La amanita enfundada (Amanita fulva) tiene un sombrero de color leonado o pardo rojizo con un diámetro de 4 a 8 cm y con el borde acanalado. Primero es cónico o acampanado, pero se extiende enseguida.

Las láminas son libres, blancas y desiguales, con el margen algo dentado. La esporada es de color blanco.

El pie tiene un aspecto variable. El color puede oscilar entre blanco y ocráceo y puede presentar un débil dibujo en zigzag. Al contrario que otras amanitas, ésta no tiene anillo.

En la base presenta una volva membranosa de color blanquecino con manchas ocres.

Amanita enfundada (Amanita fulva)

Biología de la amanita enfundada

La amanita fulva tiene asociaciones simbióticas con diversas especies de árboles de los que obtiene derivados de la fotosíntesis y proporciona sales minerales y otros nutrientes.

Aparece desde el verano a finales del otoño. Es comestible una vez cocinada, si bien no es muy carnosa.

Hábitat y distribución de la amanita fulva

Crece en suelos ácidos y húmedos, bajo árboles planifolios y coníferas en Europa y Norteamérica.

amanita enfundada (Amanita fulva)

Clasificación taxonómica

Reino: Fungi; Phylum: Basidiomycota; clase: Agaricomycetes; orden: Agaricales; familia: Amanitaceae; género: Amanita; especie: fulva.

Nombre científico: Amanita fulva

Nombres comunes: Amanita rojiza, amanita enfundada

¿Cómo se llama la amanita enfundada en otros idiomas?

Inglés: tawny grisette; Francés: amanite fauve; Alemán: rotbraune, fuchsige streifling; Italiano: bubbolina rigata.