Saltar al contenido

La sepia o choco – Sepia officinalis

Descripción y características de la sepia (Sepia officinalis)

La sepia (Sepia offifinalis), también llamada jibia, cachón o choco,  es un cefalópodo de cuerpo ovalado, bastante ancho y ligeramente plano, recorrido por una extensión del manto en forma de aleta desde detrás de la cabeza.

Tiene un caparazón interno que aparece frecuentemente varado en las playas y que se conoce vulgarmente como jibión o hueso de jibia (ver foto más abajo). La coloración habitual es pardo jaspeada, pero posee la facultad de mimetizarse con el medio cambiando de color.

Tiene 10 brazos, de los cuales 8 cuentan con 4 hileras de ventosas, y 2 son retráctiles y sólo cuentan con ventosas en el ensanchamiento final. Estos últimos habitualmente permanecen ocultos y en reposo. Puede alcanzar hasta unos 40 centímetros de largo y unos 2 Kg. de peso.

Jibia, cachon, choco o sepia (Sepia officinalis)

Biología de la sepia

Durante el día, la Sepia officinalis permanece semienterrada en el fondo y por la noche sale de caza. Cuando las sepias se sienten amenazadas expulsan una nube de tinta negra que desorienta a sus depredadores y les permite huir.

La reproducción de la sepia

El celo se produce hacia la primavera (enero – abril en aguas más cálidas y abril – julio en el Mediterráneo). Los machos cortejan a las hembras y las protegen de otros machos rivales. Estos presentan una coloración más brillante frente a la más apagada de aquellas. Con su hectocótilo (brazo modificado temporalmente para la transmisión del esperma) el macho introduce el espermatóforo (cápsula que contiene los espermatozoides) en la cavidad paleal de la hembra. Esta deposita en aguas costeras y fijados sobre las plantas unos huevos con forma de pequeños y puntiagudos limones que oscurece son su tinta. Tras un periodo que oscila de los 30 a los 90 días según la temperatura del agua, las pequeñas sepias nacen ya formadas y no pasan por estado larvario.

Hueso de jibia o jibion
Caparazón de sepia, que aparece con frecuencia en las playas y es conocido como hueso de jibia.

¿Qué comen las sepias?

El cachón se alimenta de bivalvos, crustáceos, peces e incluso otras sepias cuando escasea el alimento, a los que se acerca despacio para luego lanzarles sus dos tentáculos retráctiles con la punta en forma de maza y con ventosas, los atrapa y se los lleva a la boca. Los envuelve con sus tentáculos y, con sus mandíbulas, les produce unas heridas por las que penetra la saliva con efecto paralizante.

Relación del choco con el hombre

El choco es un molusco apreciado en la cocina y con gran importancia comercial. Se pesca intensivamente en muchos lugares y también se cría en acuicultura.

sepia (Sepia officinalis)

Hábitat y distribución de Sepia officinalis

Las sepias viven sobre sustratos arenosos y fangosos donde pueden enterrarse, y en praderas de zostera. Tolera aguas salobres. Se puede encontrar desde el sublitoral somero hasta unos 200 metros de profundidad. Hacia la primavera y el verano suele acercarse a la costa mientras que en otoño e invierno permanecen a más profundidad.

Encontramos la sepia en las costas atlánticas europeas desde Noruega, en las islas Canarias. Su distribución desciende por las costas atlánticas africanas hasta Angola, pero a partir de Mauritania, mucho más al norte, se hace muy escasa. También es frecuente y muy pescada en las costas del mar Mediterráneo, donde es más escasa hacia el oeste.

Mapa de distribución mundial de la Jibia, cachon, choco o sepia (Sepia officinalis)

Clasificación taxonómica de la jibia

Reino: Animal; Phylum: Moluscos (Mollusca); clase: Cephalopoda; orden: Sepiida; familia: Sepiidae: género: Sepia; especie: officinalis.

Nombre científico: Sepia officinalis

Nombres comunes: Jibia, cachón, choco, sepia

¿Cómo se llama la sepia en otros idiomas?

Inglés: common cuttlefish, european common cuttlefish; Francés: seiche commune; Alemán: gewöhnliche tintenfisch; Italiano: seppia comune.