Saltar al contenido

Raid de aventura

Gérard Fusil es el creador del raid de aventura. En 1986, se le ocurrió la idea de desarrollar una competición en la que los participantes tuvieran que moverse a pie, en bici, kayac… Así nació el Raid Gauloises. Y desde entonces la popularidad de los Raids no ha dejado de crecer.

¿Cómo es un raid de aventura?

El Raid de aventura es una competición multiaventura que no es fácil definir. Los hay que no son más que una larga carrera o caminata, otros son una dura competición a lo largo de cientos de kilómetros en los que apenas se descansa y en la cual se atraviesan desiertos, se descienden cañones, se remontan ríos, se escalan cumbres. Algunos prestan más atención al aspecto deportivo y a la variedad de actividades, otros a la duración y al exotismo del emplazamiento. Hay Raids para aficionados, para profesionales, por equipos, individuales, algunos con 4×4 y la mayoría a pie, caballo, canoa, o bicicleta; pero todos se caracterizan por la búsqueda de la aventura y el respeto a la naturaleza donde se desarrollan.

Los raids de aventura son un deporte multidisciplinar y extremo

El raid de aventura es un concepto distinto de deporte

En los deportes tradicionales la finalidad de la competición es la obtención de una marca, un record. En definitiva, el resultado obtenido es la razón de ser del deporte, y no suele haber satisfacción en el deportista si no obtiene una buena marca.

En los raids no funciona la misma tabla de valores. Para empezar, no tienen un baremo de records. Por otra parte, su elaboración sería una misión cuanto menos complicada, al variar cada año las pruebas y las distancias dentro del mismo Raid.

Además, aunque en la mayoría (no todos) existe un ganador, la satisfacción  y el mérito personal de los participantes no reside únicamente en el puesto obtenido, si no en lo que se ha vivido. Tengamos en cuenta que un Raid de los clásicos puede durar una semana y recorrer más de 800 km. en una intensa aventura en la cual los imprevistos están a la orden del día y hay que ser resolutivos, tomar decisiones y realizar un esfuerzo continuo de superación de las propias limitaciones. Así, en los raids es mucho más frecuente oír hablar de “desafío personal” que de “competición”, y la experiencia del último en terminar puede ser tanto o más intensa que la del primero.

Otra característica de los raids es que no existe una normativa nacional o internacional que defina o dirija estas competiciones, si no que cada uno tiene su propio reglamento adaptado a su propia idiosincrasia o interés. Así no hay normas que coarten su libertad, porque incluso pueden cambiarse de una año para otro. La máxima que rige el Raid Gauloises desde sus inicios es: “Una salida, una llegada y, entre ambas, una gran experiencia”.

Tampoco hay que estar federado para participar en estas competiciones; ni existen límites de edad (se pueden encontrar competidores de más de 40 años y se dice que la mejor edad son los 30-35); tampoco categorías como junior, senior o veteranos, únicamente hacen algunos una distinción entre los equipos que quieren ganar y los que sólo buscan vivir la experiencia. Normalmente se buscan equipos con participantes de ambos sexos, incluso en algunos es obligatorio.

Alguno de los raids de aventura más importantes

Raid Gauloises. Tiene el mérito de ser el primero y uno de los más duros. Cada año se realiza en un país diferente y cada año aumenta su dureza. De unos 500 km. en sus inicios, se ha pasado a más de 800km que el equipo vencedor en la edición del 2000 recorrió en seis días. Se compite a pie, en bicicleta de montaña, canoa, rafting, etc.

La Carrera del Lobo. En esta carrera, que se disputa en el Delta del Ebro, se compite contra uno mismo y contra el cronómetro, ya que cada una de las pruebas tiene un tiempo límite y si se rebasa no se puede continuar la competición. No importa quien llegue primero, importa ser capaz de terminarla. Se realiza en un fin de semana, y cada día se compite en tres duras pruebas, una carrera a pie, otra en bicicleta y otra en piragua.

Le Maratón des Sables. Es una carrera que se realiza en Marruecos, en el desierto del Sahara. Los participantes deben recorrer algo más de 200 km en varias etapas (alguna nocturna) y tienen que llevar todo el equipo que necesiten a sus espaldas. Puede participarse por equipos o de forma individual.

Eco-Challengue. Nació en 1995 y junto con el Raid Gauloises es una de las competiciones en las que es necesario dominar más disciplinas deportivas. Los participantes deben recorrer unos 500 km. sin apenas descanso a pie, en canoa, en bicicleta, descendiendo barrancos, escalando paredes, etc. siempre en un terreno salvaje e indómito. Se compite por equipos de cuatro miembros, de los cuales al menos uno debe ser una mujer.

Camel Trophy. En esta competición, además de los deportes de aventura como el mountain bike o el buceo, también se utilizan 4×4 y embarcaciones. Ha tratado de caracterizarse por su respeto hacia el medio ambiente, y sus vehículos siempre discurren por sendas ya existentes. En ocasiones la competición termina con la construcción de centros de investigación natural en la zona donde se compite u otras acciones similares.

Southern Traverse. Es una competición que se realiza todos los años en las montañas de Nueva Zelanda con una ruta siempre nueva. Los equipos están formados por cuatro personas que recorrerán más de 450 km. practicando diversas disciplinas. Cuentan con dos asistentes que se encargan de abastecer al equipo en los puntos de control.