Saltar al contenido

Piragüismo

El origen del piragüismo va ligado a la necesidad natural del hombre de navegar, bien sea en el mar o en aguas interiores; es, por tanto, muy antiguo. Se han encontrado modelos de piraguas muy parecidas a las actuales que datan de 3.000 años antes de Cristo.

Las embarcaciones que se emplean en cada una de las modalidades de este deporte pueden ser de 1, 2 y 4 tripulantes. A su vez, podemos encontrar dos tipos: las canoas y los kayaks, que se nombran según su inicial y el número de tripulantes: C-1, C-2, C-4 y K-1, K-2 y K-4.

Piragüismo en kayak o canoa, una actividad de aventura o un deporte de alto nivel

La canoa canadiense de competición es una embarcación abierta y estrecha en la cual el remero va arrodillado en la dirección de la marcha sobre una pierna, la que soporta el peso, mientras mantiene la otra adelantada y en un ángulo de 90º. El remo o pala que se emplea en las canoas es de una sola hoja. La palabra canoa procede de las lenguas que hablaban los indígenas del mar caribe, que llamaban así a sus embarcaciones; y fue el propio Cristóbal Colón quien la introdujo en nuestro idioma.

El kayak es una embarcación cerrada de madera, plástico o fibra con una abertura por donde se sienta el palista sobre un asiento anatómico. Una vez acomodado el piragüista, la abertura se tapa con un cubrebañera de material impermeable. Éste va con las rodillas juntas y en suave flexión, con los pies apoyados en el reposapiés y el fondo de la embarcación y con el tronco erguido y ligeramente inclinado hacia delante. Las palas de los kayaks tienen dos hojas. La palabra kayak viene del nombre que dan los esquimales a sus embarcaciones.

Una pareja disfruta de la naturaleza haciendo piragüismo en un río
Una pareja Piragüismo de recreo en una canoa hinchable

Existen diferentes modalidades de competición de piragüismo

Piragüismo de aguas bravas

El piragüismo de aguas bravas es un deporte arriesgado y con un gran contacto con la naturaleza, especialmente en la modalidad de descenso, en la que el piragüista desciende por las aguas impetuosas de un río sorteando sus peligros. En la modalidad de eslalon (deporte olímpico) se debe recorrer un canal de aguas bravas en el menor tiempo posible pasando por unas puertas; no pasar o tocarlas supone una penalización.

Kayak de mar o de travesía

El kayak de mar o de travesía se practica en aguas abiertas, bien sea en lagos o en el mar. Puede ser un deporte muy peligroso si lo practicamos en el mar y sin los conocimientos adecuados para interpretar las olas, las corrientes y manejarnos entre ellas, o si no observamos unas normas de seguridad básicas en las aguas con escualos; pero el contacto con la naturaleza es, al igual que en las aguas bravas, extremo.

Kayak de aguas tranquilas

El kayak de aguas tranquilas (deporte olímpico) es una competición que se realiza, como su nombre indica, en aguas tranquilas.

Kayak-polo

El Kayak-Polo es una curiosa mezcla de piragüismo waterpolo y baloncesto en el que 5 jugadores de cada equipo intentan meter un balón en la portería del equipo contrario.

Cómo iniciarse en la práctica del piragüismo o kayak

Si queremos iniciarnos en la práctica de las modalidades más arriesgadas del piragüismo, lo mejor es unirse a un club. No debemos nunca intentar realizar aguas bravas o de travesía por mar sin haber hecho antes algún curso para aprender las técnicas. No obstante podemos practicar piragüismo y realizar excursiones en aguas interiores tranquilas, como lagos y embalses, a bordo de kayaks de recreo, que son estables y no requieren de una gran destreza para manejarlos. En cualquier caso, es buena idea ir siempre provisto de chaleco salvavidas, incluso aunque seamos buenos nadadores: podemos caernos en el medio de un embalse tras una travesía agotadora y descubrir que estamos muy justos de fuerzas para llegar nadando a la orilla.