Saltar al contenido

Hidrospeed

El hidrospeed es un deporte muy joven, pues nació en Francia en la década de los 80 del siglo XX. Pero ofrece una experiencia tan intensa que se ha popularizado mucho y no deja de aumentar el número de personas que lo practican.

Básicamente, el hidrospeed consiste en descender un río con ayuda de un hidrotrineo. Éste guarda cierto parecido con los trineos de nieve, pero está diseñado y adaptado al descenso de aguas rápidas. Cuenta con unas asas para agarrarnos a él y unos canales para apoyar los brazos. Además del hidrotrineo, la persona que practica hidrospeed debe llevar más equipo personal: casco, chaleco salvavidas, traje de neopreno, escarpines, y aletas para avanzar y dirigir el hidrotrineo. El traje de neopreno que se utiliza en este deporte tiene ciertas adaptaciones, como un mayor grosor que el que se emplea, por ejemplo, en el rafting, ya que nuestro cuerpo está en contacto permanente con aguas muy frías, y acolchado en las zonas más vulnerables a golpes y rozaduras, como las rodillas y las pantorrillas.

Personas practicando hidrospeed

La técnica no es complicada, y aunque las primeras veces nos sintamos inseguros, enseguida se aprende. No obstante, no es conveniente ser autodidacta. En el hidrospeed sólo contamos con la protección del hidrotrineo y del traje de neopreno, y los ríos de aguas rápidas pueden tener obstáculos ocultos y ser muy peligrosos. Debemos contactar con alguna empresa que lo ofrezca entre sus servicios para aprender la técnica. Además, ellos conocen los ríos donde se practican y los tramos adecuados para practicarlo según el nivel de experiencia de cada uno. Lo conveniente es aprender la técnica en aguas calmadas antes de introducirse en corrientes mayores.