Saltar al contenido

Cómo grabar sonidos de la naturaleza

Grabar sonidos de la naturaleza, cantos de aves, voces de animales, es una actividad común en la ecología.

La recopilación y la colección de datos y muestras es una tendencia natural del naturalista o ecólogo. Los naturalistas del siglo XIX tenían preciosas y valiosas colecciones naturales en un tiempo en que la naturaleza no estaba dan dañada ni amenazada como hoy día. En la actualidad, acumular esas colecciones sería, como mínimo, éticamente cuestionable y, en muchos casos, un delito.

Grabar sonidos de la naturaleza: cantos de aves, voces de anfibios o mamíferos, es algo que está al alcance de cualquier naturalista o ecólogo que tanga una vieja grabadora de audio

Sin embargo el progreso ha dotado a la ecología de herramientas para recolectar y coleccionar sin expoliar la naturaleza. Probablemente la principal y más empleada es la fotografía, sobre todo desde la irrupción, hace pocos años, de la fotografía digital; pero también podemos realizar grabaciones de cantos de aves, voces de anfibios, mamíferos y otros sonidos de animales, algo con lo que los naturalistas del siglo XIX sólo podían soñar.

Elementos del equipo para grabar sonidos de la naturaleza

Si queremos realizar grabaciones de sonidos de animales necesitaremos un equipo compuesto por una grabadora, un micrófono, un reflector parabólico y unos auriculares. Excepto el reflector, el resto de los elementos podremos encontrarlos en tiendas especializadas en música (elementos para la creación musical, no CDs)

De izquierda a derecha:
Grabadora sencilla pero suficiente. Posee conexiones minijack para micrófono y auriculares, medidor de nivel de grabación para ajustar la ganancia, y una respuesta de frecuencia suficiente para las grabaciones que queremos hacer. Además posee otras muchas características como dos micrófonos incorporados. Cuesta algo mas de 100 €.
Los micrófonos unidireccionales son alargados y pueden usarse sin reflector parabólico, pero hay que situarse más cerca de la fuente de sonido.
Reflector parabólico con micrófono. Fuente www.telinga.com

La grabadora

A lo largo de los años y particularmente desde el final de la Segunda Guerra Mundial se han empleado diferentes tipos de grabadoras: de casetes, de carrete, más recientemente se ha empleado el minidisc. Actualmente esos sistemas han dado paso a las grabadoras digitales. Los dictáfonos, pensados para la grabación de voces humanas, no nos sirven; debemos emplear las grabadoras  con una respuesta de frecuencia mayor, como las usadas para grabaciones de música en directo. Al adquirir una grabadora es importante tener en cuenta algunos aspectos:

La respuesta de frecuencia: Expresa el rango de frecuencia de sonidos que es capaz de captar y se mide en herzios. Por ejemplo de 20 Hz a 20 Khz.

Proporción señal ruido: Cuanto más alta sea la proporción señal ruido menor será el ruido que acompaña a la grabación y mejor calidad tendrá ésta. Se mide en dB y debe ser lo más alta posible.

Conexión XLR: Es el tipo de conexiones que usan la gran mayoría de micrófonos de calidad. Si no dispone de estas conexiones siempre se pueden utilizar adaptadores o emplear micrófonos más sencillos con conexión mini jack.

Medidor del nivel de grabación: Permite monitorear la grabación mientras se realiza y ajustar la ganancia para evitar distorsiones.

Fuente de alimentación Phantom: Necesaria para emplear micrófonos de condensador.

Además todas suelen traer entrada de auriculares para poder oír lo que grabamos en tiempo real.

Algunas de las marcas más comunes de grabadoras digitales son Tascam, Zoom y Olympus.

El micrófono

Los dos tipos de micrófonos más empleados para grabar sonidos de la naturaleza son los micrófonos dinámicos y los micrófonos de condensador. Estos últimos son los más sensibles y necesitan una fuente de alimentación Phantom que, en la gran mayoría de los casos, debe ser proporcionada por la grabadora. Algunos modelos disponen de una batería que cumple esta función e incluso conexión minijack, por lo que podrían usarse con las grabadoras más sencillas, como la de la imagen superior

Los micrófonos omnidireccionales pueden captar los sonidos con un patrón de 360º. Los micrófonos cardioides tienen un patrón de captación de 180º o con forma de corazón. Los micrófonos unidireccionales graban sólo en un patrón de 25º ó 30º, consiguen aislar la fuente de sonido del sonido circundante, permiten apuntar con facilidad y son más manejables y más fáciles de transportar que las parábolas. Sus desventajas son que presentan una proporción señal ruido muy baja, es necesario apuntar a la fuente de sonido con mayor precisión y situarse más cerca de esta que con las parábolas.

Los micrófonos unidireccionales pueden usarse sin reflector parabólico, pero hay que situarse más cerca de la fuente de sonido.

El micrófono empleado para la grabación de aves debería tener una respuesta de frecuencia por lo menos de 50Hz a 15Khz. Sus precios oscilan entre menos de 100 euros y más de 1000 según calidades y marcas.

El reflector parabólico

Las parábolas permiten hacer grabaciones con una alta proporción señal ruido sin tener que estar excesivamente cerca de las aves. Cuanto mayor sea su diámetro mejor será la calidad de la grabación ya que las parábolas demasiado pequeñas distorsionan los sonidos de baja frecuencia. Para su uso en el campo suelen tener entre 35 y 40 pulgadas de diámetro (en torno a los 90 cm.), y se debe apuntar a la fuente de sonido. Pueden ser opacas o transparentes, estas últimas permiten apuntar con mayor precisión.

Con un reflector parabólico deben utilizarse micrófonos de tipo omnidireccional o cardioide.

Las parábolas son muy caras. Las más comunes son de la marca Telinga. Se pueden adquirir desde su página web en inglés.

Debemos anotar para cada grabación los datos referentes a la fecha, lugar, tiempo atmosférico, hora del día, especie, sexo, actitud mientras emitía el sonido y cualquier otro dato que nos parezca de interés. Tampoco está demás tener una referencia al equipo utilizado para realizar la grabación.

La adquisición de un buen equipo de grabación puede suponer un desembolso importante de dinero, que quizá no podamos o no queramos realizar. En ese caso siempre podemos hacernos un equipo de grabación improvisado con los aparatos que tengamos por casa.

Cómo hacer un equipo casero de grabación de sonidos de la naturaleza

No todos los naturalistas están interesados en realizar grabaciones de alta calidad para estudios serios sobre el comportamiento de los animales o ecología conductual. Muchos aficionados sólo quieren aprender a reconocer los cantos de aves u otros sonidos de animales y tener una colección de audio para uso y satisfacción personal sin más pretensiones, y para eso no es necesario desembolsar una gran suma de dinero en complejos equipos. En realidad sólo necesitamos una grabadora, un micrófono, unos auriculares y un paraguas.

La grabadora

Quizá tengamos por casa un viejo casette o mejor un minidisc con entradas para micrófono externo y salidas para auriculares. Es muy importante, eso sí, asegurarnos de que tenga entrada para micro y salida de auriculares, como hemos dicho, ya que no todos lo tienen.

¿Estás pensando en comprar una grabadora de sonidos?

En caso de que no tengas ni casette ni minidisc siempre puedes comprar una grabadora digital.

Aquí tienes las tres grabadoras de campo más económicas de las marcas más prestigiosas, suficiente para empezar. No tienen conexión XLR para micrófono externo, pero sí conexión mini Jack.

El micrófono

Podemos utilizar, por ejemplo, un micrófono de ordenador. Obviamente, cuanto mejor sea el micro, mejor será la calidad de la grabación. Si decidimos comprarnos uno hemos de asegurarnos de que tiene el mismo tipo de conexión que nuestra grabadora, de lo contrario tendremos que utilizar un adaptador. También pueden servirnos los que se usan para grabar video con cámaras fotográficas, ahora que se han vuelto tan comunes y los hay muy económicos.

Es posible que el cable del micrófono sea demasiado corto para conectarlo a la grabadora, así que necesitarás un cable mini Jack para conectar ambos aparatos y tener margen de maniobra.

Los auriculares

Nos permitirán controlar y escuchar la grabación mientras se produce, y modificar el volumen o la ganancia adecuadamente.

Unos buenos auriculares no son excesivamente caros, aunque los hay para todos los bolsillos, pero tampoco necesitas gastarte una barbaridad en tu primer equipo de grabación. Opta por unos auriculares de diadema o cerrados. Son más voluminosos, pero te aislarán mejor del sonido exterior y son más cómodos.

El paraguas

En lugar de utilizar una parábola comercial, difícil de conseguir y  muy cara, emplearemos un paraguas que tenga la cubierta de plástico transparente en vez de tela. En el plástico rebotará mejor el sonido hacia el micrófono que en la tela y al ser transparente nos permitirá ver hacia dónde apuntamos.

Configuración del equipo de grabación de sonidos de animales de la naturaleza

La confección del equipo es muy sencilla, simplemente tenemos que sujetar el micrófono al mástil del paraguas apuntando siempre hacia dentro; es decir, cuando grabemos, el micro no debe apuntar hacia la fuente del sonido, sino hacia el reflector parabólico. Puedes hacerlo simplemente con cinta aislante o con pinzas de la ropa si el tamaño del micrófono lo permite.

Conectaremos el micro y los auriculares en las entradas correspondientes de la grabadora. La grabadora debemos llevarla en algún tipo de bolso, como una riñonera, por ejemplo, para evitar que se nos caiga al suelo al manipularla. De esta manera ya estamos listos para realizar las primeras grabaciones.

Equipo casero de grabación de sonidos de aves, animales, naturaleza... compuesto por una grabadora minidisc, un micrófono de ordenador, unos auriculares y un paraguas
Aquí tenéis todos los elementos que componían mi primer equipo casero de grabación de sonidos de animales.

Un punto importante es determinar dónde se coloca el micrófono. Éste debe ir en el punto focal de la parábola para que el sonido rebote directamente hacia el micrófono. Determinar ese punto es sencillo. Pediremos a un amigo que apunte directamente al sol con el paraguas (cuidado con los ojos, no es necesario mirar al sol) y deslizaremos nuestra mano a lo largo del mástil del paraguas hasta encontrar el punto donde se concentran los rayos reflejados por el sol. Al no ser una parábola perfecta este punto es bastante amplio. Colocaremos el micrófono más o menos por la mitad de la zona donde se concentran los rayos solares.

Grabando sonidos de la naturaleza y voces de animales

Es importante para un correcto funcionamiento del sistema y para obtener unas buenas grabaciones, apuntar directamente al origen del sonido. Lo mejor es que cuando grabes coloques el paraguas a la altura de los ojos y apuntes con el mástil a la fuente del sonido. En cuanto lo hagas te sorprenderá el aumento de volumen que obtendrás. Obviamente, cuanto más cerca estemos del origen del sonido mejor calidad obtendremos. También es importante, si nuestra grabadora lo permite, ajustar la ganancia (volumen) para evitar distorsiones. Para ello consulta las instrucciones del aparato. Es mejor un volumen un poco bajo y sin distorsiones ni sonido de fondo que un volumen alto cargado de ruido.

Pasar los audios al ordenador

Una vez que tenemos nuestras grabaciones querremos pasarlas al ordenador para archivarlas o disponer de ellas para escucharlas o emplearlas en otros proyectos.

Si utilizamos un viejo casette o un minidisc tendremos que transferir las grabaciones al ordenador. Para ello debemos utilizar un programa como Audacity, que es gratuito, o similar. Con el cable adecuado (tiene clavijas en ambos extremos), conectaremos la salida “Line Out” de nuestra grabadora con la entrada “Line In” del ordenador, normalmente es la conexión de color azul. Después comenzaremos la grabación con Audacity y pondremos en marcha la grabadora. Si nuestra grabadora no tiene salida “Line Out” quizá se pueda utilizar la salida de auriculares, aunque yo nunca lo he probado. Una vez terminada la grabación, guardaremos el archivo como Wav o mp3 según queramos, (el formato Wav opcupa más espacio, pero también proporciona más calidad) le pondremos un nombre que nos ayude a identificarla en el futuro y la guardaremos con el resto de las grabaciones de la manera más ordenada posible.

Si decidimos adquirir una grabadora moderna será más fácil transferir los archivos al ordenador y se simplificará nuestro trabajo, ya que suelen utilizar tarjetas de memoria SD y/o memoria interna, con lo cual se pueden transferir los datos mediante un lector de tarjetas o un cable USB respectivamente. No obstante asegúrate de que tiene entrada para micrófono y salida para auriculares. Los dictáfonos, pensados únicamente para grabar voces humanas, no sirven; pues no alcanzan las frecuencias de los cantos de las aves y distorsionarán el sonido. Ante la duda, adquiere una grabadora pensada para grabar instrumentos musicales. Las puedes encontrar desde unos 100 €.