Síguenos en: FacebookTwiterVisita nuestro BlogFlickrSíguenos en Youtube
Logo Cabecara
Síguenos
Secciones
Manuales y cursos
Mascotas
Espacios naturales
Guías de la naturaleza
Senderos y Rutas
Jardines

Estudio y conservación de los nidos abandonados

Manual del naturalista

Los nidos de las aves también son objeto de estudio de los naturalistas y particularmente de los ornitólogos. La mayoría de las aves hacen nidos nuevos todos los años, así que no supondrá un problema para ellas que los recojamos. Muy pocas aves reutilizan los nidos todos los años: algunos córvidos, las aves rapaces y las cigüeñas, por ejemplo y en ocasiones estos nidos son demasiado grandes y pesados.

Lo mejor es no recoger los nidos antes del otoño; para entonces las aves ya los habrán abandonado. A principio del invierno, con la caída de las hojas, muchos se hacen visibles. Muchos de estos nidos están situados en los extremos de las ramas de árboles muy altos, por lo que resulta muy arriesgado intentar recogerlos. Es más fácil hacerse con los de las aves que nidifican en setos y a poca altura.

Aunque existen guías de identificación de nidos, muchas veces no es fácil saber qué especie lo construyó. Puede ayudar encontrar un huevo no eclosionado en su interior (que supondrá un valioso tesoro para nuestra colección de historia natural) o restos de cáscaras por los alrededores que los padres tiran cuando nacen los polluelos. Pero creo que lo mejor es recolectar sólo los nidos que hayamos descubierto durante la primavera o el verano, en muchas ocasiones de casualidad, cuando la especie lo está utilizando, ya que así sabremos sin lugar a dudas quién es su dueño. Es prioritario no acercarnos demasiado al nido ni molestar a las aves para que no lo abandonen antes de terminar la cría de los pollos.

Nido

Los nidos abandonados constituyen una materia de estudio y también material para nuestra colección natural.

Para recoger el nido pueden ser necesarias unas tijeras de podar para cortar algunas ramas y unos guantes para protegernos de los arbustos espinosos. A veces los nidos están simplemente encajonados entre unas ramas con forma de horquilla, otras los fijan firmemente a las ramitas. En cualquier caso, antes de proceder a la recolección, es buena idea tomar notas de su ubicación concreta, de su altura con respecto a suelo, de su tamaño, etc. podemos sacarle alguna foto y realizar un boceto en nuestro cuaderno.

Una vez recogido el nido lo introduciremos en una bolsa de plástico con unas bolas de naftalina y lo dejaremos unos días para matar a las pulgas y otros insectos que podrían picarnos o deteriorar el nido.

Con el nido ya en nuestro laboratorio, tenemos dos opciones. Podemos conservarlo tal cual para exponerlo en nuestra colección de historia natural, en cuyo caso Gerald Durrell recomienda echarle un poco de laca u otro spray fijador con el objeto de mantener las fibras que lo componen en su sitio. O bien podemos diseccionarlo para comprobar qué materiales y en qué cantidad emplea esa especie para fabricar sus nidos. Estos pueden variar en función del hábitat, por ejemplo, un pájaro de ciudad va a encontrar materiales distintos que uno de campo.

Nido

Si decidimos diseccionarlo, debemos empezar desde el interior hacia el exterior, al revés de cómo lo construyeron las aves. Separaremos y contaremos cada tipo de fibra, o elementos del nido; también los insectos que encontremos. Este material podemos exponerlo fijándolo en una cartulina o una tabla. Lo completaremos con las fotos del nido y de las aves si las tenemos, los datos que tomamos cuando lo recogimos y las observaciones que podamos haber hecho mientras las aves lo utilizaban.

Para descubrir nidos durante su construcción o su utilización (recordemos que no debemos acosar a las aves pues podrían abandonar a sus crías) podemos sentarnos cómodamente en un rincón de un bosque o cerca de un seto, vestidos con ropas que nos hagan pasar desapercibidos, inmóviles y delante o detrás de algún seto, roca o arbusto que disimule nuestra presencia. De esta manera y con ayuda de unos prismáticos o un telescopio observaremos a las aves que pasan por nuestro campo visual con ramitas, musgo etc. para construir el nido o insectos en sus picos. Tomaremos nota de en qué dirección vuelan (van hacia sus nidos) o dónde se meten.

Manual del naturalista Índice || Equipo del naturalista || Prismáticos || Grabación de sonidos | Equipo de grabación improvisado ||| Las colecciones || Cómo conservar especímenes || Los rastros de los animales silvestres || La habitación del naturalista || El fichero del naturalista || La observación de las aves || El estudio de las aves || Como atraer a las aves || Estudio y conservación de los nidos abandonados || Cómo coleccionar plumas, alas y huevos || Estudio del medio acuático || Cría de renacuajos || El estudio de las playas y la costa || Cómo coleccionar conchas de moluscos || La observación de los mamíferos || Huellas de animales || Estudio de setas y hongos I || Estudio de setas y hongos II || Recolección y consumo de setas || La toxicidad de las setas

Si te gusta este artículo y crees que puede ser útil para otras personas puedes puntuarlo:

También puedes:

Comentar este artículo

Usuario:
Comentario:
  Los comentarios deben escribirse en español correcto, y con la acecuada puntuación para que sean perfectamente entendibles por todo el mundo. No se tolerarán insultos ni descalificaciones gratuitas. Vive la Naturaleza se reserva el derecho de eliminar los comentarios que no respeten estas directrices o los términos y condiciones.
Texto anti-spam: Pulsa sólo una vez. Debes actualizar la página para ver tu comentario.

Osvaldo Escobar (ARG) 2016-08-01 18:23:19 Son muy buenas las indicaciones

Copyright 2001-2018 by www.vivelanaturaleza.com.

Todos los derechos reservados. Todos los artículos de Vive la naturaleza son ORIGINALES.
Está permitida la utilización de los contenidos de la web con fines no comerciales citando la fuente y añadiendo
un enlace de la siguiente manera: " Fuente: www.vivelanaturaleza.com ".
El uso de Vive la Naturaleza implica la aceptación de los términos y condiciones.

Contacto: usuarios@vivelanaturaleza.com