Categoría Naturaleza

NATURALEZA

Categoría Naturaleza en casa

NATURALEZA EN CASA

Categoría fotografía

FOTOGRAFÍA

Categoría Viajes

VIAJES

Ir a la página priincipal
Menú

Estás en: Inicio | Naturaleza | Guías de la Naturaleza: Plantas medicinales | Primavera - Primula veris

Primavera - Primula veris

Guía de la naturaleza: Plantas medicinales

Clasificación taxonómica

Reino: Vegetal; Phylum: Magnoliophyta (Angiospermas); clase: Magnoliopsida; orden: Ericales; familia: Primulaceae.

Otros idiomas:Inglés: cowslip, common cowslip, cowslip primrose; Alemán: echte schlüsselblume; Francés: Primevère officinale, brérelle, coqueluchon; Italiano: primula odorosa.

Características

Descripción

Las hojas de la primavera forman una roseta basal, son ovadas, con un peciolo ligeramente alado, el envés más claro y como afelpado y los nervios muy marcados. Las flores, perfumadas, aparecen en umbelas en lo alto de los tallos florales formando grupos cuyo número va desde 5 hasta 20 ó 30 flores por tallo. Son de color amarillo intenso con manchas anaranjadas en la garganta. Los cinco pétalos están soldados en la base y el cáliz es alargado y terminado en cinco puntas.

Biología

Planta herbácea perenne que florece de marzo a junio.

La primula eliator tiene propiedades similares y es muy parecida, pero sus flores son de un color más pálido.

Existen numerosas variedades de primaveras que se usan en jardinería.

Hábitat y distribución

Crece en praderas de clima templado en Europa y Asia, aunque es cada vez más rara debido a las prácticas agrícolas.

Usos

Medicinal

Tradicionalmente se usa como medicinal la Prímula veris y, también, la P. Eliator, que a primera vista parece exactamente igual que la primera. Sin embargo, Penelope Ody en su libro "Las plantas medicinales" de Círculo de Lectores asegura que la Prímula vulgaris, más común y abundante en la Península Ibérica, las puede sustituir sin problemas.

Es más, dada la escasez que afecta a la prímula veris, protegida en algunos lugares, es mejor abstenerse de recolectarla, especialmente en lo que se refiere a la raíz, ya que, obviamente, supone la muerte de la planta.

Por otro lado, conviene saber que las variedades cultivadas y ornamentales de primavera no son adecuadas para estos usos, ya que poseen unos pelillos que causan irritaciones a veces bastante serias.

Las partes de uso medicinal son la raíz principalmente, y las flores. Algunos autores también incluyen las hojas frescas, aunque no es frecuente.

Al excursionista le resulta útil para improvisar un remedio contra los dolores de cabeza con la infusión de sus flores, que tiene propiedades sedantes (calman y regularizan la actividad nerviosa) y antiespasmódicas (relajan ciertos músculos dolorosos. Al actuar sobre el influjo nervioso que dirige el ritmo de la contracción muscular, calman espasmos, convulsiones y afecciones nerviosas). La infusión de flores también es útil contra la sobreexcitación nerviosa, y tradicionalmente se emplea contra el insomnio. Al ser diuréticas (eliminan las toxinas de la sangre) y depurativas (purifican la sangre y eliminan los desechos) se pueden emplear también en casos de gota y cálculos en las vías urinarias. Da mejores resultados combinada con otras plantas medicinales.

La infusión de raíz posee más principios activos. Es un expectorante (favorece la expulsión de secreciones de los bronquios y la faringe) que se emplea para tratar problemas de bronquios como asma, bronquitis, catarros bronquiales o tos. Se recomienda especialmente para tratar la bronquitis crónica de las personas mayores o tos senil, que se produce al acumularse sangre en los pulmones a causa del menor rendimiento del corazón. La primavera, además de facilitar la expectoración, aligera el sistema circulatorio aumentando la eliminación de agua en virtud de sus propiedades como diurético. M. Palow, en su obra "El Gran Libro de las Plantas Medicinales" de Ed. Everést recomienda la siguiente mezcla para tratar la tos y los enfriamientos:

Raíz de primavera: 3 partes; hojas de fárfara : 1 parte; frutos de anís: 1 parte; frutos de hinojo: 1 parte. Se vierte 1/4 litro de agua hirviendo sobre 2 cucharaditas de mezcla, se cuela a los 10 minutos, se endulza y se toma caliente.

Además, la raíz contiene sustancias emparentadas con el ácido acetilsalicílico  o aspirina, que le proporcionan propiedades analgésicas (calma el dolor), antiinflamatorias (reduce la inflamación oponiéndose a las reacciones del organismo) y antirreumáticas. Estas propiedades la hacen útil en forma de infusión en casos de gota y afecciones reumáticas; y en forma de compresa para tratar esguinces, dolores musculares y contusiones.

La infusión se prepara con una cucharadita de raíz o flores frescas o secas por taza de agua. Se hierve y se deja reposar 5 minutos. Se toman dos o tres tazas diarias.

Algunos autores recomiendan las hojas frescas en infusión o mezclada en ensaladas como diurético y depurativo.

La decocción para las compresas se puede preparar con un puñado de raíz en medio litro de agua.

Si queremos incorporar esta planta a nuestro botiquín natural, debemos secarla a la sombra. La época considerada como la mejor para la recolección de la raíz varía de un autor a otro. Algunos recomiendan recogerlas antes de la floración, otros en septiembre. En cualquier caso, parece conveniente recogerla fuera de la época de floración. Con las flores es más sencillo: se recogen cuando las hay.

Comestible

Las hojas de primavera (Primula vulgaris, P. Veris y P. Eliator) se consumen como ensalada y en forma de verdura. Las hojas de Prímula vulgaris  en ensalada resultan gruesas y ligeramente amargas al paladar si se consumen solas, pero son agradables acompañando carne.

Para preparar en forma de verdura es mejor escaldarlas unos minutos y cambiarles el agua, que se habrá teñido de verde. No es necesario hervirlas mucho tiempo, 10 ó 15 minutos bastan. De esta manera se evita el ligero amargor de la ensalada, que a personas delicadas puede producirles ardor de estómago, y se convierte en una verdura de sabor delicado.

Las flores, aromáticas, se han usado como ingredientes de tartas. En el campo podéis emplearlas para darle un toque de color a las ensaladas con sus pétalos amarillos, que contienen provitamina A.

Manuel Durruti nos muestra esta curiosa receta en su libro "Hierbas silvestres comestibles" de la editorial Everest:

"VINAGRE DE PRÍMULA

Preparación: En un recipiente con un litro de vinagre de vino blanco se deposita un puñado de flores.

Se utiliza fundamentalmente para ensaladas."

Juan Antonio de la Rica nos acerca la repostería a la primavera en su libro "Del Campo a la Mesa" editado por la revista Setas y Plantas.

"TARTA DE PRÍMULAS

Ingredientes: 3 huevos, un yogur, una medida del mismo de aceite, dos de azúcar, 3 de harina, medio sobrecito de Royal, un pegote de mantequilla, un puñado de flores frescas de prímula, nata líquida y chocolate blanco.

Preparación: Batir los huevos en un cuenco amplio, añadir el yogur natural, llenar de aceite el recipiente vacío del yogur y añadirlo igualmente. Remover todo y añadir dos medidas del yogur de azúcar. Remover y agregar las tres medidas de harina y el Royal. Mover hasta que quede todo perfectamente uniforme y sin grumo. Untar entonces con mantequilla un recipiente de horno ancho y redondo y hornear entre 15 y 20 minutos, hasta que suba y al pincharlo con una aguja salga limpia. Una vez hecho y frío, abrirlo por el centro, poner una capa de prímulas, una capa muy fina de azúcar y regar por encima con la nata líquida. Tapar y cubrir la superficie con otra capa hecha con el chocolate blanco y algo de nata líquida calentados ligeramente. Sobre esta última capa colocar prímulas para rematar la tarta."

Roy Genders nos presenta otra tarta diferente en su libro "Plantas silvestres comestibles" de la editorial Blume:

"TARTA DE PRIMAVERA

Preparación: Tomar 200 gr de flores, cortándolas por el extremo superior del pedúnculo, picarlas en un mortero y mezclarlas con medio litro de crema de leche. Llevar a ebullición y hervir por unos pocos minutos, dejar enfriar e incorporar batiendo cuatro huevos. Endulzar con un poco de miel; en ese momento la mezcla debe tener consistencia espesa. Cubrir una fuente esmaltada de horno con pasta para tartas y verterle encima la mezcla anterior. cocer a horno fuerte por una hora y servir caliente o frío."

Bebida

El té de pétalos de primavera tiene un agradable sabor y carece de efectos excitantes, al contrario, es sedante. Se puede preparar con pétalos frescos o secos.

Otros usos y curiosidades

Las primaveras se han cultivado como ornamentales desde hace siglos. Ahora existen bonitas variedades artificiales, algunas de las cuales poseen pelillos urticantes capaces de desencadenar reacciones alérgicas.

Las flores de primavera se han usado como ingredientes de vinos y otras bebidas alcohólicas. También se han empleado como cosmético, para tratar las pieles secas y grasas y lavar granos y verrugas y estirar las arrugas. Antiguamente se trituraban las flores secas y se mezclaban con harina de avena o maíz para emplearlas como limpiador cutáneo.

Con las flores también se puede preparar una pomada útil contra las quemaduras producidas por el sol. Para ello necesitamos comprar ungüento emulsionador y glicerina en la farmacia. Se prepara de la siguiente manera: se funden 150 gr. de ungüento emulsionador, 70 ml. de glicerina y 80 ml. de agua en un recipiente al baño maría. Se añaden 30 gr. de flores de primavera y se calienta a fuego lento durante 3 horas. Se filtra y se remueve continuamente hasta que se enfríe. Por último se rellenan los tarros.

Esta crema se conserva durante varios meses. Para aumentar su duración, podemos guardarla en la nevera o añadirle unas gotas de tintura de benzoína.

Antiguamente, para hacer estas cremas se usaba cera de abejas y aceites orgánicos, como aceite de girasol, pero su durabilidad es menor.

Multimedia

Fotografías

Primavera (Primula veris)
Primavera (Primula veris)

 

Primavera (Primula veris)
Primavera (Primula veris)

 

Primavera (Primula veris)
Primavera (Primula veris)

 

Ir a la página priincipal
Menú