Categoría Naturaleza

NATURALEZA

Categoría Naturaleza en casa

NATURALEZA EN CASA

Categoría fotografía

FOTOGRAFÍA

Categoría Viajes

VIAJES

Ir a la página priincipal
Menú

Estás en: Inicio | Naturaleza | Guías de la Naturaleza: Plantas medicinales | Ortiga mayor - Urtica dioica

Ortiga mayor - Urtica dioica

Guía de la naturaleza: Plantas medicinales

Clasificación taxonómica

Reino: Vegetal; Phylum: Magnoliophyta (Angiospermas); clase: Magnoliopsida; orden: Rosales; familia: Urticaceae.

Otros idiomas:Inglés: common nettle, stinging nettle, nettle leaf; Alemán: große brennnessel; Francés: grande ortie, ortie dioïque, ortie commune; Italiano: ortica; Portugués: urtiga-comum.

Características

Descripción

La ortiga puede superar el metro de altura y está cubierta de pelos urticantes y no urticantes. Tiene tallos no ramificados, de sección cuadrada, huecos excepto en los nudos y con cuatro espítulas en cada nudo. Las hojas son opuestas, entre cordadas y lanceoladas de hasta 12 centímetros, con el margen serrado y peciolos bastante largos. Las flores son verdes, poco llamativas, aparecen en panículas de 2 a 7 cm de largo que salen de las axilas de las hojas. Las flores masculinas y femeninas crecen en plantas distintas.

Biología

Planta vivaz que florece entre abril y septiembre. Las semillas maduran en septiembre y octubre. Coloniza nuevos lugares mediante la diseminación de las semillas, pero una vez que germina, desarrolla estolones y rizomas que se extienden y dan lugar densas y grandes matas formadas por plantas clones de la original.

Sus pelos urticantes producen irritación, escozor e inflamación en la piel cuando se roza la planta. Este escozor de puede mitigar restregando contra la zona afectada las hojas estrujadas de diversas plantas; donde yo vivo, empleábamos de niños la menta (Menta suaveolens). También se dice que el jugo de la propia ortiga alivia el escozor que ella misma produce.

Las orugas de numerosas especies de mariposas y polillas además de diversas especies de escarabajos emplean esta planta como alimento.

Hábitat y distribución

Requiere suelos nitrificados y ubicaciones sombrías. Podemos encontrarla en bordes de caminos, claros de bosques, terrenos baldíos, lugares habitados y con ganado, etc. Es originaria de Eurasia, África septentrional y Norteamérica, donde se distribuyen 6 subespecies. Se enrarece en las zonas más cálidas y secas. Además podemos encontrar otras especies parecidas en otras partes del globo.

Usos

Medicinal

La principal aplicación medicinal que le puede encontrar el excursionista a esta planta es la utilización en caso de hemorragias nasales en virtud de sus propiedades vasoconstrictoras (provoca la contracción de los vasos sanguíneos). Para ello se debe introducir por la nariz una gasa o un algodón empapado en el jugo de la planta. Esta misma propiedad la hace útil, ingiriéndola en forma de infusión o jugo, en casos de menstruaciones abundantes. De todas maneras, en situaciones de menstruaciones anormales, hay que consultar al médico para conocer las causas del problema y no jugar a los curanderos.

Además de estos, la ortiga tiene otros muchos usos, pues es una de las plantas con más aplicaciones medicinales.

En uso interno, como infusión o jugo, se viene usando, gracias a sus propiedades depurativas (purifica la sangre y ayuda a eliminar los desechos), diuréticas (colabora en la depuración de la sangre al eliminar las toxinas) y alcalinizantes (provoca la alcalinización de los fluidos orgánicos, especialmente de la sangre y la orina, facilitando la eliminación de residuos ácidos que producen algunas enfermedades), para afecciones reumáticas, hepáticas, gota, cálculos renales y arenillas en la orina. También en las llamadas curas de primavera, que persiguen la desintoxicación del organismo.

El hierro y la clorofila, tan abundantes en esta planta, estimulan la formación de glóbulos rojos, por eso es útil en anemias por falta de hierro. También como reconstituyente en la convalecencia de otras enfermedades y en caso de agotamiento o desnutrición.

También se usa en trastornos de la digestión por insuficiencia de los órganos digestivos, ya que hace trabajar al páncreas, al estómago y a la vesícula biliar; para curar diarreas; como ayuda en casos de diabetes porque, sin llegar a ser un remedio mágico que permita prescindir de la medicación, disminuye la cantidad de azúcar en sangre. Para aumentar la secreción de leche en las madres, además del uso interno, se pueden aplicar externamente compresas empapadas en el jugo de la planta.

La ortiga también tiene una utilidad cosmética ya que embellece y limpia la piel. En estos casos se suelen usar, sin prescindir del uso interno para obtener mejores resultados, aplicaciones de compresas empapadas en el jugo de la planta o el propio jugo usado como loción. Está indicada en afecciones cutáneas como acné, eccemas y, según algunos, incluso psoriasis.  La loción con decocción de raíz se recomienda contra la caspa, para el aclarado como un acondicionador y, con muchísima frecuencia,  contra la caída del cabello. Probad si queréis, pero si fuera cierto no habría calvos en el mundo. Me parece que a quienes se nos cae el pelo sólo nos queda convencernos de que es un símbolo de virilidad.

Existe una aplicación más bestia y antigua que consiste en azotarse con ella en la zona afectada por  el reuma, la gota e incluso sarampión y escarlatina.

El jugo es el sistema que aprovecha mejor las propiedades de la planta. Se prensan las ortigas o se pasan por la licuadora.

Para las infusiones, se recomiendan dos cucharaditas de hojas  en 1/4 de litro de agua hirviendo. Hervir 5 minutos. Se toma una taza por la mañana y otra por la noche durante 4 a 8 semanas. Para la obtención del jugo, M. Pahlow pone las ortigas previamente en remojo durante 12 horas.

Para preparar la raíz se hierven dos puñados en medio litro de agua y se usa como loción.

Si queremos almacenar la planta en nuestro botiquín natural tenemos que dejarla secar bien a la sombra y luego las guardaremos en frascos o bolsitas.

Algunos dicen que se puede recolectar todo el año, otros que es de mayo a agosto cuando se obtienen los mayores beneficios, hay quien lo alarga de abril a octubre y quien lo restringe a la floración (mayo – junio, aunque probablemente variará algo según el clima). En general, si estáis en el campo, usadla fresca cuando la necesitéis.

La raíz se recoge en otoño y se trocea antes de ponerla a secar.

Comestible

Es mejor recolectar los brotes tiernos y las hojas, y desechar los tallos más duros. Las propiedades urticantes desaparecen con la cocción o 12 horas después de recolectada.

La forma más sencilla de prepararlas en el campo es, después de lavarlas con unos guantes, hervirlas entre 10 y 15 minutos. Luego aliñadlas con aceite y sal si disponéis de ello. También podéis prepararlas en tortilla, sopas, puré, asados o cualquier otro plato que salga de vuestra imaginación.

M. Pahlow recomienda las hojas de ortiga junto con diente de León y celidonea menor  como una buena ensalada de primavera.

Las virtudes de la ortiga como alimento superan probablemente a las de las espinacas, ya que, al contrario que estas, la ortiga no contiene oxalato sódico. Sin embargo sí aporta otros beneficiosos elementos como el hierro o el silicio. Además, contiene una importante cantidad de proteínas: de 6 a 8gr por cada 100gr de planta fresca y de 30 a 35gr si está seca; y vitaminas A, C y K.

En la obra "Secretos y Virtudes de las Plantas Medicinales" de Selecciones del Reader's Digest se nos dice que no consumamos las semillas. También Alan Sauri, en su libro "La Vida Autosuficiente" de Ed. Blume, advierte "Desconfiad de las semillas: 10gr por día suprimen totalmente la orina". Es un dato curioso, sobre todo teniendo en cuenta que una de las principales propiedades reconocidas de la ortiga es su efecto diurético. Las plantas diuréticas eliminan las toxinas de la sangre y a menudo aumentan temporalmente la secreción de orina. Para evitar riesgos, desechad las semillas al realizar cualquier plato o infusión con ortiga.

Manuel Durruti nos da la siguiente receta en su libro "Hierbas silvestres comestibles" de la editorial Everest.

"ENSALADA PICANTE DE ORTIGAS

Ingredientes:

200 gr de hojas de ortigas
5 cucharadas de yogur
1 cucharada de mostaza un poco picante
1 cebolla pequeña
Zumo de limón
Una pizca de azúcar
Sal

Preparación: Una vez limpias las ortigas, se escaldan en un recipiente con agua hirviendo. Después, se deja escurrir bien y se secan con un paño de cocina.

Se pica la cebolla lo mas fino posible y se mezcla bien con el yogur, el zumo de limón, la mostaza, el azúcar y la sal. Sobre las ortigas se vierte la salsa y se remueve muy bien, teniendo cuidado de que no se apelmacen.

Se puede tomar como aperitivo untada en pan tostado."

Por su parte, Roy Genders nos ofrece la siguiente receta de sopa de ortigas en su libro "Plantas silvestres comestibles" de la Editorial Blume:

"SOPA DE ORTIGAS

Preparación: Calentar aceite en una sartén y añadirle medio kilo de hojas de ortigas lavadas y cortadas. Picar 2 ó 3 cebollas pequeñas y agregarlas a la sartén. Freír por 5 minutos. Poner medio litro de agua en una cacerola, llevar a ebullición, añadir las ortigas y las cebollas y salar. Hervir por 30 minutos tapado. Incorporar una cucharada de harina disuelta en un poco de líquido sacado de la cacerola. Añadir una punta de cuchillo de margarina y cocer a fuego bajo hasta que la sopa espese, sin dejar de remover."

Juan Antonio de la Rica también nos proporciona dos interesantes recetas en su libro "Del Campo a la Mesa" publicado por la revista setas y plantas.

"ORTIGAS ALIÑADAS

Ingredientes: Ortigas, aceite de oliva, sal

Preparación: Se lavan las ortigas con guantes y se hierven entre 10 y 15 minutos. Se dejan enfriar y se toman luego con aceite y sal. Es un buen aperitivo que se puede presentar sobre galletitas saladas antes del primer plato o acompañando a otra verdura como adorno.

REVUELTO DE ORTIGAS

Ingredientes: Ortigas, la misma cantidad de ajos tiernos, huevos, aceite de oliva y sal

Preparación: Preparar las ortigas hervidas previamente entre 10 y 15 minutos. Hacer a parte los ajos tiernos sobre una sartén en la que se coloca un chorreón de aceite. Cuando estén, mezclarlos con las ortigas y sobre todo ello añadir en la misma sartén los huevos que previamente se habrán batido muy bien. Mover mientras se están cuajando y hacer dejando algo jugoso el preparado.

Los ajos pueden muy bien ser sustituidos por gambas cocidas.

Otros usos y curiosidades

Si eres supersticioso, quizá te interese que el médico y alquimista del siglo XVI Paracelso recomendaba recogerla cuando la luna está en Escorpio y llevarla encima para obtener valentía y audacia. También le permitía saber si un enfermo moriría o saldría de su enfermedad: echaba ortigas en la orina del paciente y las dejaba 24 horas. Si la planta se seca, el paciente casca seguro; si permanece verde, sobrevive. Así de sencillo.

Mucho más atrás en el tiempo, los antiguos griegos, como no tenían viagra, se la restregaban por el culo y el vientre para ponerse a cien. Si tenéis valor para probarlo contadme qué tal os ha ido.

Más reciente es su uso para fabricar pasta de papel, como tinte para colorear telas y como fuente de fibras textiles para confeccionar cuerdas, redes y velas de barcos y ropas. Este último uso se remonta tan sólo a la Segunda Guerra Mundial, debido a la escasez de las fibras más habituales. Diego de Rivera Núñez y Concepción Obón de Castro explican el proceso en su "Guía de Íncafo de las Plantas Útiles y Venenosas de la Península Ibérica y Baleares". Por si os interesa os lo resumo aquí: Se recogen los tallos en agosto o septiembre, cuando amarillean, las hojas se empiezan a marchitar y las semillas se caen al suelo, y se dejan secar al aire libre. Luego se ponen en agua durante 7 u 8 días para que sufran el enriado (las bacterias destruyen las pectinas de los tallos liberando las fibras). Después se dejan secar de nuevo y se guardan en un lugar seco. Se golpean los tallos con mazas y se pasan repetidas veces por unos tableros con púas hasta conseguir que las fibras queden sueltas. Finalmente se hilan.

Cultivo

Aunque no es una planta particularmente bonita para cultivar en un jardín, puede interesarnos tenerla en un jardín de hierbas medicinales o comestibles, o también podemos querer dedicarle un rincón en un jardín natural destinado a atraer a la fauna, pues una treintena de insectos, que incluyen escarabajos, mariposas y polillas, la necesitan en alguna etapa de su vida.

Debemos ubicarla en un terreno parcialmente sombreado, húmedo y rico en nitrógeno. Se puede multiplicar por semillas o por división de la planta en primavera.

Multimedia

Fotografías

Ortiga mayor (Urtica dioica)
Ortiga mayor (Urtica dioica)

 

Ortiga mayor (Urtica dioica)
Ortiga mayor (Urtica dioica)

 

Ortiga mayor (Urtica dioica)
Ortiga mayor (Urtica dioica)

 

Ir a la página priincipal
Menú