Categoría Naturaleza

NATURALEZA

Categoría Naturaleza en casa

NATURALEZA EN CASA

Categoría fotografía

FOTOGRAFÍA

Categoría Viajes

VIAJES

Ir a la página priincipal
Menú

Estás en: Inicio | Naturaleza en casa | Guías de la Naturaleza: Aves de jaula, de jardín y domésticas | Canario doméstico - Serinus canaria domestica

Canario doméstico - Serinus canaria domestica

Guía de la naturaleza: Aves de jaula, de jardín y domésticas

Clasificación taxonómica

Reino: Animal; Phylum: Cordados (Chordata) - Subphylum: Vertebrata; clase: Aves; orden: Passeriformes; familia: Fringilidae.

Otros idiomas:Inglés: atlantic canary; Alemán: kanarengirlitz; Francés: serin des Canaries; Italiano: canarino; Portugués: canarinho.

Características

Descripción

Existen varias teorías o leyendas sin confirmar sobre el modo en que se difundió la cría de canarios por Europa, pero lo único que puede asegurarse a ciencia cierta es que ya se criaban en el siglo XVI. Desde entonces, y a partir de crías selectivas y cruces con otras especies, el canario silvestre ha dado lugar a infinidad de razas y variedades, formas y colores cuya calificación puede resultar tan compleja como la física cuántica para un profano. Parece ser que los primeros canarios amarillos se obtuvieron a partir de los cruces de canarios silvestres (Serinus canaria) con verdecillos (Serinus serinus), y los canarios rojos a partir del cruce con el cardenalito de Venezuela (Carduelis cucullata), de atractivo color rojo. Actualmente, la clasificación más básica de las razas de canarios los puede dividir en canarios que se crían por su canto, canarios que se crían por su forma y canarios que se crían por su color.

Biología

Existen varias teorías o leyendas sin confirmar sobre el modo en que se difundió la cría de canarios por Europa, pero lo único que puede asegurarse a ciencia cierta es que ya se criaban en el siglo XVI. Desde entonces, y a partir de crías selectivas y cruces con otras especies, el canario silvestre a dado lugar a infinidad de razas y variedades, formas y colores cuya calificación puede resultar tan compleja como la física cuántica para un profano. Parece ser que los primeros canarios amarillos se obtuvieron a partir de los cruces de canarios silvestres (Serinus canaria) con verdecillos (Serinus serinus), y los canarios rojos a partir del cruce con el cardenalito de Venezuela (Carduelis cucullata), de atractivo color rojo. Actualmente, la clasificación más básica de las razas de canarios los puede dividir en canarios que se crían por su canto, canarios que se crían por su forma y canarios que se crían por su color.

Hábitat y distribución

El canario silvestre es endémico de los archipiélagos macaronésicos de Azores, Madeira y Canarias, donde puede verse en parques y jardines, cultivos, bosques e incluso en zonas alpinas.

Cuidados

Alimentación

El canario es, probablemente, el pájaro de compañía más común del mundo, así que no es de extrañar que existan en el mercado numerosos compuestos alimenticios e incluido golosinas destinadas a ellos. En general, la comida comercial para canarios puede traer un déficit de alpiste, lo cual se puede solucionar mezclando el paquete de comida para canarios con otro de alpiste. Hay criadores que prefieren hacer ellos mismos la mezcla de semillas. Existen para ellos diversas fórmulas, por ejemplo: alpiste, cañamón, cardo, lechuga, nabina y negrillo en una proporción de 5-1-1-1-1-1, o también: alpiste, avena, linaza, cañamón, mijo y amapola en una proporción de 4-5-1-1-1-3.

Se les pueden ofrecer como complemento y entretenimiento las ramitas florales ya con semillas maduras de diferentes plantas silvestres, como diente de león, llantén, acedera...

También se debe complementar su alimentación con alimentos frescos al menos un par de veces a la semana como verdura (lechuga, diente de león, llantén...) y fruta (manzana, pera, fresa...), sin olvidarnos de un aporte de calcio en forma, por ejemplo, de hueso de jibia.

Existen variedades de canarios de colores rojizos a los que se les puede ofrecer durante la muda una alimentación con un colorante natural que potencia el color de estas aves. En los comercios del ramo lo podemos encontrar como alimento para canarios de factor rojo o similares.

Durante el periodo de cría se suple-mentará la alimentación con pasta de cría comercial, huevo cocido triturado y calcio en forma de cascara de huevo muy triturada o huesos de jibia.

Alojamiento

Los canarios son aves muy adaptables y poco exigentes. Naturalmente disfrutarán en una pajarera grande, pero también se adaptan sin problemas a una jaula pequeña. En cualquier caso, siempre es mejor una jaula larga donde el pájaro puede saltar y moverse en horizontal que una jaula alta. También es preferible una jaula firme y bien anclada a la pared que una colgante que oscile continuamente al menor movimiento. En cuanto a la ubicación, debe de estar en una zona bien iluminada y protegida de las corrientes de aire, y es beneficioso que le de el sol al menos unas horas al día, para lo cual podemos sacarla al balcón durante el buen tiempo. En caso de que haga mucho calor puede taparse parcialmente la jaula para que tenga una zona de sombra. De cuando en cuando podemos abrirle la puerta de la jaula para que revolotee por la habitación y haga ejercicio. Debemos asegurarnos de tener puertas y ventanas bien cerradas y eliminar todos los peligros potenciales para el animal (estufas calientes, ventiladores encendidos, plantas venenosas etc.). El canario sabe dónde está su comida y regresará solo a su jaula. Si tenemos varios machos o un macho y una o varias hembras debemos colocar las jaulas de manera que no se vean entre sí o dejarán de cantar.

Reproducción

Normalmente la reproducción de canarios por parte del aficionado no es difícil siempre que las aves no sean excesivamente jóvenes y se sepa con seguridad su sexo, algo que no es fácil de determinar. Lo normal es que los machos canten y las hembras no, pero no es siempre así. Otro aspecto es que los machos tienen la cloaca más abultada que las hembras.

Lo mejor es que tengan al menos 9 ó 10 meses de edad antes de emparejarlos y si son más maduros, mejor. De manera natural, los canarios se sienten estimulados para la reproducción con el aumento de las horas de luz en primavera, aunque algunos criadores profesionales los estimulan con luz artificial para comenzar las nidadas en enero.

Lo más sencillo para el aficionado es introducir e una hembra en una jaula de cría proporcionándole un par de nidos que pueden ser interiores o exteriores. Se les proporcionará material para construir el nido, que puede ser comercial o fibras de lino cortadas en pequeños trozos, algodón, musgo, fibras de coco, musgo..., también puede incluirse un baño. El macho se situará cerca en otra jaula pero sin que pueda ver a la hembra desde la que cantará vigorosamente; si no es así no estará preparado para la cría. Cuando la hembra comience a inspeccionar los nidos y a llevar alguna brizna de material tapizante es el momento de introducir el macho en la jaula de cría. Al principio puede producirse alguna disputa entre la pareja, pero deberían finalizar cuando comienzan a tapizar el nido. Como media, la hembra pondrá cuatro huevos , aunque la cantidad puede oscilar entre 2 y 6. Si las cosas van bien, el macho alimentará a la hembra y cantará durante el periodo de incubación, y la hembra apenas abandonará el nido. Si durante la incubación vemos que el macho molesta a la hembra debemos separarlos. Al cabo de unos trece días tras la puesta del tercer huevo estos eclosionarán y los pares los alimentarán. A los catorce días los jóvenes comenzarán a salir del nido, aunque los padres los alimentarán durante unos días más.

Enfermedades

Los cambios bruscos de temperatura pueden provocarles falsas mudas fuera de la época que impiden el correcto desarrollo del plumaje y debilitan al animal. Una correcta y regular limpieza de la jaula es esencial para evitar enfermedades y la proliferación de parásitos. El agua de los bebederos y el baño debe cambiarse todos los días, así como los alimentos perecederos, como el huevo cocido triturado. Las infestaciones de las jaulas por parte de los ácaros rojos (Dermanyssus) puede provocar que las hembras dejen de alimentar a los polluelos. Estos ácaros se ocultan durante el día en las grietas de la jaula y salen por la noche para alimentarse de la sangre de los canarios. Se debe limpiar y desinfectar la jaula y todos sus resquicios, sellándolos.

Multimedia

Fotografías

Canario doméstico (serinus canaria domestica)
Canario doméstico (serinus canaria domestica)

 

Canario doméstico (serinus canaria domestica)
Canario doméstico (serinus canaria domestica)

 

Ir a la página priincipal
Menú