Categoría Naturaleza

NATURALEZA

Categoría Naturaleza en casa

NATURALEZA EN CASA

Categoría fotografía

FOTOGRAFÍA

Categoría Viajes

VIAJES

Ir a la página priincipal
Menú

Estás en: Inicio | Naturaleza | Manual del naturalista (cómo observar la naturaleza) | Cómo observar a los mamíferos

Cómo observar a los mamíferos

Manual del naturalista (cómo observar la naturaleza)

En nuestras salidas al campo es muy fácil encontrarnos con diversas especies de aves. Por el contrario, con frecuencia regresaremos a casa sin haber podido observar a ningún mamífero. O quizá, si hemos sido afortunados, habremos visto un conejo o una ardilla.

Las razones principales de esto son que la mayoría de los mamíferos europeos son criaturas tímidas, huidizas, que tienen un olfato prodigioso y suelen tener hábitos nocturnos o crepusculares. Por tanto, si queremos realizar observaciones provechosas debemos tener todo esto en cuenta y escoger el crepúsculo y la noche para observarlas.

Los grandes mamíferos europeos son dificiles de observar.

Naturalmente no vamos a vagabundear por el bosque durante toda la noche. Eso sería peligroso y probablemente los animales nos oirían u olerían. Lo mejor es recorrer y observar detenidamente la zona durante el día en busca de rastros, huellas, deyecciones, entradas a madrigueras, etc. Que nos indiquen qué especies podemos observar: una madriguera de conejo o de zorro, un lugar de paso de jabalíes… También es importante recopilar información y leer sobre estas especies, pues cuanto más conozcamos sus hábitos mayores posibilidades de éxito tendremos a la hora de organizar una salida.

Una vez escogida la zona que vamos a observar, buscaremos al menos dos puestos distintos de observación para poder escoger luego el mejor en función de la dirección del viento. Los puestos han de ser lo más cómodos posible, ten en cuenta que podrías pasarte varias horas sentado. Así que no estaría de más escogerlos donde puedas tener la espalda apoyada.

También podemos atraer a pequeños roedores ofreciéndoles un cebo: granos, frutos secos, tocino...

Debemos llevar ropas oscuras que nos proporcionen suficiente abrigo y una linterna con el foco cubierto por un plástico rojo, ya que los animales nocturnos son menos sensibles a esta luz. Un visor nocturno es una bendición, pero como es muy caro podremos prescindir de él. Existen en el mercado unas mantas de camuflaje que imitan a una superficie cubierta de hojas y pueden ser útiles para disimular nuestra presencia. Si no, cubrirnos con cualquier otra manta oscura o simplemente permaneciendo inmóviles y en silencio puede ser suficiente para pasar desapercibidos. Debemos llevar algo de comer y beber en recipientes que no sean ruidosos. Un termo con café caliente puede ser una bendición.

Anotaremos en nuestro cuaderno, como siempre, el lugar, fecha y hora de la observación, condiciones meteorológicas y del medio, actitudes de los animales y toda observación que nos parezca útil o interesante.

Naturalmente, este tipo de actividades nunca debemos hacerlas donde existan depredadores peligrosos para el hombre.

Las trampas para mamíferos

Si no queremos o no podemos salir a observar a los mamíferos por la noche, aún tenemos otras alternativas.

Podemos estudiar los micromamíferos de una zona con ayuda de trampas que nos permitan capturarlos vivos. Existen trampas para estas actividades que se venden en tiendas especializadas en material para el estudio de la naturaleza, pero también podemos confeccionarla nosotros mismos.

Las colocaremos en diferentes zonas: setos, bordes de carreteras, linderos de praderas, lugares donde observemos rastros de micromamíferos, etc. y observar que especies encontramos en cada una.

Trampa para micromamíferos

Trampa comercial para capturar micromamíferos vivos

Para atraer a los animales usaremos diferentes cebos: frutos secos, tocino, bizcochos, etc. Si queremos cazar musarañas es buena la comida para perros o gatos.

Normalmente capturaremos ratones, topillos o musarañas, aunque también podría caer ocasionalmente alguna comadreja, un pequeño y bonito carnívoro que debemos manipular con cuidado, pues sus mordiscos pueden ocasionarnos importantes heridas. Si no disponemos de un modo de resguardar las manos, lo mejor es simplemente liberarla.

Hay que revisar las trampas varias veces al día y siempre a primera hora de la mañana y a última de la tarde. Los ratones caerán con frecuencia de noche, pero los topillos y las musarañas pueden tener actividad diurna y las musarañas en concreto poseen un metabolismo tan acelerado que pueden morir si se pasan unas horas sin comer.

Podemos vaciar las capturas en una bolsa de plástico, pesarlas con un dinamómetro, anotar la especie, el sexo si podemos identificarlo, el lugar donde la capturamos, el cebo usado, las condiciones climatológicas, etc. Si hacemos al animal una pequeña marca cortándole un pequeño mechón de pelo del lomo sabremos cuantas veces lo hemos capturado y podremos hacernos una idea del número de individuos que viven en una determinada zona.

La trampa que os mostramos a continuación la podéis fabricar vosotros fácilmente. Es un simple cajón de madera con una puerta basculante. El mecanismo que acciona el cierre de la puerta es un alambre sujeto a la base del cajón como podéis ver en la ilustración. El cebo está elevado unos centímetros sobre el suelo. Cuando la presa apoya sus patas sobre el cebo, desliza el alambre que sujeta la puerta y ésta cae atrapando vivo al animal. Es importante asegurarse de que la puerta desliza bien. En la parte de atrás debe tener también otra puerta para poder colocar el cebo.

Trampa

Trampa para pequeños mamíferos

Fototrampeo

La tecnología actual pone a nuestra disposición la posibilidad de detectar a los mamíferos sin necesidad de estar esperando en los lugares por donde sospechamos que pueden pasar. Las modernas cámaras de fototrampeo pueden sacar fotos y grabar video tanto de día en color, como en plena oscuridad en blanco y negro. Rara vez lograremos con ellas una foto “para enmarcar”, pero nos permitirán descubrir la fauna que permanece oculta a nuestros ojos. A los investigadores les permite constatar la presencia o la densidad de las especies o la identificación de individuos por sus rasgos o manchas del pelaje.

Fototrampeo

Izquierda: colocando una cámara de fototrampeo. Derecha: cérvido fotografiado durante la noche con una cámara de fototrampeo.

Estas cámaras van dentro de una fuerte carcasa de color de camuflaje y se colocan en el lugar donde sospechamos que pueden pasar los animales. Podemos programarla para que graben video o saquen fotos. Por la noche suelen utilizar flashes de luz infrarroja, que es invisible para los animales. Tienen una autonomía muy larga, y podemos dejarlas en el mismo lugar incluso durante varios meses, si bien, siempre existe el riesgo de robo, incluso aunque se coloquen dentro de cajas de seguridad. Aunque han bajado mucho de precio, aun son excesivas para muchos bolsillos. Sus precios oscilan desde los 150€ a más de 400€.

 

Ir a la página priincipal
Menú