Categoría Naturaleza

NATURALEZA

Categoría Naturaleza en casa

NATURALEZA EN CASA

Categoría fotografía

FOTOGRAFÍA

Categoría Viajes

VIAJES

Ir a la página priincipal
Menú

Estás en: Inicio | Naturaleza | Manual del naturalista (cómo observar la naturaleza) | Medios acuáticos

Medios acuáticos

Manual del naturalista (cómo observar la naturaleza)

El agua ejerce una gran fascinación sobre las personas, sólo hay que fijarse en la tendencia natural que tienen todos los niños pequeños de pisar los charcos.

Para el naturalista es un medio fascinante que no requiere de grandes recursos para su estudio. Sólo necesita su inseparable cuaderno de campo, una o más redes de varios tamaños, varios tarros (mejor transparentes y de plástico) para guardar las muestras y una bandeja blanca que será útil para observar los especímenes.

Los hábitats de agua dulce

Es muy interesante estudiar la fauna y la flora de los distintos medios acuáticos que tengamos a nuestro alcance: arroyos de montaña, lagunas, charcas estacionales, cursos altos, medios y bajos del río, fuentes naturales… y comprobar qué tienen en común y qué las diferencia y las hace únicas. ¿Encontramos en todas las mismas especies animales y vegetales? Si hacemos un estudio de ellas a lo largo de un año observaremos el ciclo vital de las especies asociadas.

 

Incluso una pequeña charca que se seca con los calores del verano es un hervidero de vida cuando llega la primavera. Muchos insectos acuáticos, como los zapateros, que se desplazan sobre la superficie del agua, o los ditiscos, grandes escarabajos buceadores, enseguida colonizan las charcas y aguas estancadas. Otros acuden a poner sus huevos, como los mosquitos o las libélulas.

Para observar bien estos animales podemos capturarlos con una red de acuario, por ejemplo, y depositarlos en un tarro transparente o una bandeja blanca con agua. Los animales que no estén protegidos por la ley podemos llevárnoslos e introducirlos en un acuario para admirar detenidamente sus evoluciones, pero recordad, primero se prepara el acuario y se asegura el aporte de alimento, y después se recolectan los animales y se llevan a casa, nunca al revés. Las redes de plancton (son redes muy tupidas que terminan en un recipiente) nos permitirán capturar las diminutas criaturas (crustáceos, larvas de insectos, etc.) que forman el plancton de agua dulce en las aguas estancadas, pero para observarlas bien necesitaremos una lupa potente, o mejor, una lupa binocular.

Analizaremos los diferentes hábitats acuáticos en próximos artículos

Fauna nocturna

Será muy interesante realizar salidas nocturnas a las charcas de los alrededores durante la primavera, ya que muchos animales acuden al agua y desarrollan su actividad durante la noche. En ese momento, numerosas especies de anfibios se adueñan de los medios acuáticos con ruidosos cantos nupciales. Estas salidas nocturnas debemos realizarlas siempre a lugares y con itinerarios que ya hayamos realizado durante el día y conozcamos bien; también debemos evitar siempre los lugares peligrosos. También informaremos a alguien cercano de adónde vamos y cuánto tardaremos. Debemos ir provistos de botas de agua, ropa de abrigo y una linterna con pilas de repuesto. Ahora que son tan comunes, no está de más llevar el teléfono móvil para pedir ayuda si nos extraviamos. Si eres menor de edad, debes ir siempre acompañado por un adulto. Evitaremos molestar a los animales observándolos desde cierta distancia. Para ayudarnos en su identificación, es mejor ir provistos de una cámara fotográfica con teleobjetivo 70-200, 70-300 o similar y flash (mejor un flash externo, que son más potentes), que manipularlos; así evitaremos interrumpir sus actividades de apareamiento.

La ranita de san antonio acude durante la noche a las charcas para reproducirse

Otros vertebrados de agua dulce

Si tienes suerte quizá puedas encontrar alguna culebra de agua como la culebra viperina (Natrix maura) o la culebra de collar (Natrix natrix). Las dos son completamente inofensivas y ni siquiera muerden cuando se las coge, aunque pueden expeler un olor desagradable por la glándula anal. Los ejemplares jóvenes de la culebra de collar tienen un collar amarillo por el cuello que la hace fácilmente identificable, los adultos pierden este elemento. La culebra viperina presenta una coloración en zigzag que le da cierto parecido con las víboras, incluso deforma la cabeza para darle apariencia triangular, silba y hace ademán de atacar cuando se siente acorralada pero, como dijimos antes, no llega a morder. Es una especie mucho más acuática que la culebra de collar, que también se puede encontrar en prados, setos y zonas secas. Ambas pueden alcanzar un tamaño considerable, próximo al metro de longitud, y esta última incluso superarlo... si se les deja, claro.

Culebra acuática de collar joven

Muchas aves están especialmente adaptadas para vivir y obtener su alimento del agua. El mirlo acuático (Cinclus cinclus), de color pardo oscuro con el pecho blanco, es una de las más frecuentes. Suele pasar volando como una flecha a ras del agua y es fascinante ver como se zambulle y vuela literalmente bajo el agua en busca de los insectos que constituyen su dieta. También son frecuentes las lavanderas, con el incesante oscilar arriba y debajo de su cola mientras buscan insectos entre las piedras. Pero, sin duda, la joya de los arroyos es el martín pescador, con su hermoso plumaje azul y naranja. En las grandes masas de agua son comunes los patos, garzas, etc.

Los mamíferos emblemáticos de estas zonas, como la nutria (Lutra lutra) y la rata almizclera o desmán de los Pirineos (Calemys pyrenaicus), inconfundible por su largo hocico y su nadar inquieto entre las piedras del fondo del río, son cada vez más escasos debido a la destrucción de su hábitat y a la contaminación de las aguas.

Las plantas de los medios lacustres

La vegetación asociada a los medios acuáticos también se ha adaptado  a la vida en el agua. Algunas crecen en las orillas, con las raíces encharcadas y no pueden aguantar la sequedad durante mucho tiempo; otras lo hacen sumergidas totalmente o en parte; y las especies que crecen sumergidas pueden tener una profundidad adecuada para ellas, apareciendo así una estratificación de las especies en función de la profundidad. Nos detendremos en el estudio de las plantas en próximos artículos.

 

Artículos relacionados

Ir a la página priincipal
Menú