Categoría Naturaleza

NATURALEZA

Categoría Naturaleza en casa

NATURALEZA EN CASA

Categoría fotografía

FOTOGRAFÍA

Categoría Viajes

VIAJES

Ir a la página priincipal
Menú

Estás en: Inicio | Viajes | Asturias: viajes y turismo | El Oviedo más antiguo

El Oviedo más antiguo

Asturias: viajes y turismo

Probablemente el mejor lugar para comenzar la visita a Oviedo es la Plaza de Alfonso II el Casto, presidida por la Catedral de San Salvador, de estilo mayoritariamente gótico. 

Según contemplamos la catedral, tenemos a nuestra izquierda el Palacio de Valdecarzana, finalizado en el siglo XVIII y que actualmente alberga el Colegio de Abogados y el Tribunal de la Audiencia. Detrás de nosotros, en la esquina con la calle Eusebio González Abascal, veremos la Capilla de la Belesquida o de la Virgen de la Esperanza.

Catedral de Oviedo

Plaza de Alfonso II el casto presidida por la Catedral del Salvador

Si rodeamos la Catedral rodearemos también el núcleo germinal de Oviedo. Para ello dejaremos la plaza por la calle Santa Ana, a la derecha de la Catedral, donde veremos en la esquina la Iglesia de San Tirso, fundada por Alfonso II y tan reformada a lo largo de los siglos que poco queda de su esencia primitiva más que la ventana trigemiada -que recuerda al arte mozárabe- y la parte superior absidal. Siguiendo de nuevo la primera calle hacia la izquierda por el Tránsito de Santa Bárbara llegaremos enseguida a la Plaza llamada Corrada del Obispo. Preside ésta plaza la fachada del Claustro Catedralicio con la Puerta de la Limosna (XIII); a la izquierda, haciendo esquina con la calle Tránsito de Santa Bárbara, encontramos el Palacio Arzobispal, de finales del siglo XVI; y frente a éste, el edificio del conservatorio de música.

Monasterio de San Vicente

Monasterio de San Vicente, que aloja el museo arqueológico.

Continuando por la izquierda, ahora por la Calle San Vicente, nos encontraremos con el Monasterio de San Vicente, que actualmente alberga el Museo Arqueológico; y cuyo origen, que se remonta al siglo VIII, está ligado al de la ciudad, la cual fue creciendo a su alrededor, si bien poco o nada queda de la construcción primitiva.

Plaza del Padre Feijóo

Plaza del Padre Feijóo

Por esta calle, alcanzaremos la Plaza del Padre Feijoo. Frente a ésta, la Iglesia de Santa María La Real de la Corte (año 1592), que pertenecía al Monasterio de San Vicente; y el Monasterio de San Pelayo, originalmente prerrománico del siglo X, si bien lo que vemos en la actualidad es principalmente barroco. Rodearemos este enorme edificio girando a la izquierda por la Calle Jovellanos y, de nuevo por la izquierda, subiremos hasta la Plaza de Alfonso II El Casto por la Calle El Águila, parando antes a contemplar el Jardín de los Reyes Caudillos, situado al lado de la catedral, donde podemos ver las estatuas de los reyes asturianos.

Monasterio de San Pelayo

Monasterio de San Pelayo

De nuevo en la Plaza, la cruzaremos hasta la esquina opuesta. Antes de dejarla por la calle Rúa, veremos la estatua de la Regenta de Clarín, obra de Mauro Álvarez Martínez, una de las muchas esculturas – superan bien el medio centenar y siguen creciendo- que nos encontraremos por las calles de la ciudad. A Nuestra derecha, por esta calle, encontramos el Palacio de La Rúa o de los Marqueses de Santa Cruz de Marcenado, originario del siglo XV; y un poco más adelante a la izquierda, el Museo de Bellas Artes, que da por el otro lado a la Calle de Santa Ana. La siguiente es la Calle Cimadevila, donde tenemos a mano izquierda la oficina de Información y Turismo. Atravesando un arco por debajo de las casas consistoriales, alcanzamos la Plaza de la Constitución. Aquí se alzan los edificios del ayuntamiento (S. XVII y XVIII) y de la iglesia de San Isidoro (S. XVII y XVIII). Merece la pena acercarse a contemplar el conjunto cuando comienza a oscurecer y se iluminan los edificios.

Plaza de la Constitución

Plaza de la Constitución con el ayuntamiento a la derecha y la iglesia de San Isidoro al fondo.

Desde la iglesia de San Isidoro, por la Calle Fiero, nos acercamos al Barrio del Fontán, un hermoso conjunto formado por pequeñas casas magníficamente cuidadas con soportales y ventanas floridas. Lo primero que vemos a nuestra derecha es el acristalado edificio del Mercado del Fontán.

Podemos seguir por la calle Fiero hasta la Plaza de Daoiz y Velarde, donde se encuentra el Palacio de Marqués de San Feliz (S. XVIII) y el antiguo teatro de comedias -hoy biblioteca-, y rodear la plaza porticada de Fontán por las calles Arco de los Zapatos y Fontán antes de entrar en dicha plaza. La propia Plaza porticada  de Fontán es un agradable lugar para sentarse a tomar algo o a comer.

El Fontán

A la izquierda, el edificio del mercado del Fontán; al fondo, la iglesia de San Tirso

Regresaremos ahora sobre nuestros pasos hasta la plaza de la constitución para atravesar de nuevo el ayuntamiento y, por la Calleja de los Huevos, –la primera a la derecha- alcanzar la Plaza de Trascorrales, para mi gusto, una de las más hermosas y coloridas de Oviedo. Nos topamos aquí con la escultura “El vendedor de pescado” de J. A. García Prieto y, más adelante, con “La lechera” de Manolo García Linares. El edificio que está en el centro de esta plaza es la antigua plaza de pescado.

El Fontán

El Fontán durante un día de mercado

Dejaremos las alegres terracitas de Trascorrales para, por la Calle Mon y la calle Máximo y Fromestano acceder a la Plaza del Paraguas, la razón de su nombre se hace evidente nada más llegar.

Podemos desde aquí bajar por la calle del Padre Suárez hasta los jardines de El Campillín y la Plaza de Santo Domingo, donde se encuentra la Iglesia y el Convento de Santo Domingo (S. XVI).

Plaza de Trascorrales

Plaza de Trascorrales

Regresaremos por la calle Marqués Gaztañaga y la calle Magdalena hasta la Plaza de la Constitución y luego todo recto hasta la Plaza de Alfonso II el Casto. La dejaremos ahora por la Calle Eusebio González Abascal. El edificio situado al lado del Palacio de Valdecarzana, que ya vimos antes, es el Palacio de Camposagrado, barroco del siglo XVIII; a su vera, la Plaza de Porlier con la estatua “El viajero” de Eduardo Úrculo; y frente a la Plaza, el Palacio de Toreno (S. XVII). 

Plaza del Paraguas

Plaza del Paraguas

En la calle San Francisco, continuación de la anterior, veremos a la izquierda el edificio de la Universidad (S. XVI-XVII) con fachada renacentista y una estatua del inquisidor Valdés Salas, su fundador, en el centro del patio.  Alcanzaremos enseguida, al final de la calle, la Plaza de la Escandalera, donde comienza el siguiente itinerario por el Oviedo más moderno.

Iglesia de San Julián de los Prados

Iglesia de San Julián de los Prados

Dejamos para el final lo más importante, algunos de los edificios que forman parte del conjunto Patrimonio de la Humanidad Monumentos de Oviedo y del Reino de Asturias. Tanto a la iglesia de San Julián de Prados, entre la Plaza de Santullano y el Parque de Santullano, como a la Fuente de Foncalada, en la esquina de las calles Foncalada y Las Huertas, podemos acercarnos a pie sin problemas y quizá las hemos visto ya si dejamos el coche en el aparcamiento del Centro Comercial Los Prados, como sugerimos. Para acercarnos a las iglesias de San Miguel de Lillo y Santa María del Naranco es mejor ir en coche o en autobús. Todos estos edificios son joyas del prerrománico asturiano.

¿Te ha resultado útil este artículo? Pues contrata ahora tu en hotel desde aquí con booking con total seguridad y al mejor precio.

 

Artículos relacionados

Ir a la página priincipal
Menú