Categoría Naturaleza

NATURALEZA

Categoría Naturaleza en casa

NATURALEZA EN CASA

Categoría fotografía

FOTOGRAFÍA

Categoría Viajes

VIAJES

Ir a la página priincipal
Menú

Estás en: Inicio | Fotografía | Curso de fotografía | El diafragma y la profundidad de campo

El diafragma y la profundidad de campo

Curso de fotografía

El diafragma

El diafragma es una especie de anillo compuesto por varias aspas y situado en el objetivo que puede abrirse y cerrarse para, al igual que el obturador, controlar a voluntad la cantidad de luz que expone el sensor.

El valor de las aberturas de diafragma está regido por la siguiente escala (las cámaras modernas permiten establecer valores intermedios):

 

Donde f/1,4 es la mayor abertura y la que deja pasar más luz, y f/22 la abertura más pequeña. No todos los objetivos tienen todos los pasos de diafragma indicados arriba. f/1,4 es una abertura muy grande que sólo veremos en los objetivos de distancia focal fija profesionales. Por su parte, los mejores zoom estándar suelen comenzar en f/2,8; y los zoom de gama media y baja, en torno a f/4.

La profundidad de campo

En una fotografía, muchas veces no están enfocados todos sus elementos. A veces se puede observar que tanto delante del motivo como detrás, la imagen está fuera de foco, se ve borrosa. Esa porción de espacio enfocada se denomina profundidad de campo, y depende de tres factores principales: la distancia focal del objetivo, la distancia de enfoque y la abertura de diafragma.

Aspecto del diafragma.

Cuanto mayor es la distancia focal de un objetivo, menor es la profundidad de campo que podremos obtener: un objetivo de 200 mm. nos dará menor profundidad de campo que uno de 50 mm.

Estamos hablando de la distancia focal real del objetivo. Las cámaras compactas, al emplear sensores más pequeños, también usan distancias focales más pequeñas que permiten profundidades de campo más grandes en todas sus focales. Por ejemplo, la Panasonic DMC-LX100 tiene una distancia focal equivalente en formato completo de 24-70 mm, pero la distancia focal real del objetivo, dado el tamaño más pequeño del sensor es 10,9-34mm. Disparando por ejemplo a la máxima focal en formato completo y con la LX100 obtendremos los mismos aumentos en la imagen, es decir, el motivo tendrá el mismo tamaño. Sin embargo, la profundidad de campo o zona enfocada será mayor en la LX100, puesto que estamos usando un objetivo de 37mm.

100mm: f/13; 1/160s. Disparando con el diafragma cerrado a f/13 conseguimos que casi toda la escena aparezca enfocada, sólo las flores del primer término están ligeramente fuera de foco.

100mm; f/2,8; 1/4000s. Abriendo el diafragma a f/2,8 y enfocando cerca de la cámara se reduce mucho la profundidad de campo. Tan solo una estrecha franja en primer término aparece enfocada. Observa que las flores más lejanas son las que aparecen más difuminadas.

Esto, en si mismo, no es ni mejor ni peor. En algunas circunstancias nos interesará que la profundidad de campo sea grande y en otra pequeña. Lo importante es conocer los mecanismos que la hacen variar y usarlos según nuestros intereses.

Cuando menor es la distancia de enfoque, es decir, cuando más cerca de la cámara se encuentra el motivo que enfocamos, menor es la profundidad de campo: enfocando a 1 metro obtendremos menos profundidad de campo que enfocando a 10 metros. Eso significa que si nos interesa tener una profundidad de campo pequeña lo mejor es intentar aproximarnos lo más posible al motivo.

Por otra parte, cuanto más lejos se encuentre el fondo, mayor será el desenfoque. Por lo tanto, si además de acercarnos al motivo, logramos, quizá moviéndonos alrededor o colocándolo en un lugar adecuado, que el fondo se encuentre a 10 metros y no a 1, el desenfoque que conseguiremos será mucho mayor, más suave, e incluso puede hacer irreconocibles los elementos que compone dicho fondo.

Cuanto mayor es la abertura de diafragma, menor es la profundidad de campo: una abertura de f/2,8 nos dará menos profundidad de campo que f/11.

En función de la imagen que queramos plasmar podemos requerir mayor o menor profundidad de campo: una foto de un paisaje puede requerir una gran profundidad de campo, mientras que un retrato puede ser más atractivo con el fondo borroso que proporciona una profundidad de campo reducida.

Cuando miramos la escena por el ocular de la cámara, la estamos viendo con el diafragma completamente abierto. Para ayudarnos a conocer la profundidad de campo real con el diafragma que hemos seleccionado, las cámaras réflex y sin espejo pueden tener un botón de previsualización de la profundidad de campo. Al pulsarlo, el diafragma se cierra y podemos ver cuanto abarca la zona enfocada. Si empleamos una abertura muy pequeña se puede oscurecer demasiado la imagen en el visor.

 

Ir a la página priincipal
Menú