Categoría Naturaleza

NATURALEZA

Categoría Naturaleza en casa

NATURALEZA EN CASA

Categoría fotografía

FOTOGRAFÍA

Categoría Viajes

VIAJES

Ir a la página priincipal
Menú

Estás en: Inicio | Naturaleza | Manual del naturalista (cómo observar la naturaleza) | Cómo hacer un acuario casero

Cómo hacer un acuario casero

Manual del naturalista (cómo observar la naturaleza)

Cuando salgamos a explorar un río, una laguna o una charca encontraremos infinidad de criaturas que desearíamos poder mantener en casa para observar tranquilamente sus evoluciones. Insectos, larvas de anfibios, crustáceos... son sencillos de cuidar en un simple barreño o palangana. Pero sin duda quedará más decorativo en una pecera que podemos comprar o construir nosotros mismos. Las típicas peceras de bola, tan comunes, son completamente inadecuadas para mantener peces, pero nos permitirán mantener renacuajos y observar su metamorfosis, así como las evoluciones de otros pequeños animalitos.

Acuarios improvisados

Mi primera pecera la improvisé cuando era niño con una botella de refresco de 2 litros a la que practiqué una ranura lateral, la tumbé sobre el alfeizar de una ventana, e introduje en su interior arena y piedras recogidas en el río de mi pueblo. En ella mantuve renacuajos, caracoles, larvas de efímeras, de friganeas, escarabajos acuáticos, e incluso una sanguijuela, sospechosa de las muertes que, de cuando en cuando, sobrevenían inexplicablemente en la población de caracoles. Una pecera así es muy fácil de construir, y además es gratis.

 

También se puede improvisar un acuario para nuestros fines con un recipientes de cristal de boca ancha. También podemos adquirir en las tiendas de animales uno de esos acuarios de plástico que traen tapadera y asas y son mas baratos que las peceras de cristal.

Quizá prefieras tener un acuario de cristal bien instalado. En ese caso tienes dos opciones: comprarlo o construirlo tú mismo. Si decides construirlo te saldrá por la mitad de precio aproximadamente.

Construcción de una pecera de cristal

Para construir una pecera de 20 litros necesitaremos cristal de 4 milímetros de grosor.

Para calcular las dimensiones tomaremos como base que 1 dm3 equivale a 1 litro. O lo que es lo mismo, una pecera de 10 cm de ancho x 10 cm de alto x 10 cm de largo tendrá una capacidad de 1 litro, puesto que 10 cm = 1 dm.

Según esto un acuario de 40 cm de largo x 25 de alto x 20 de ancho tendría una capacidad de 20 litros, ya que si calculamos su volumen de dm: largo x ancho x alto = 4 x 2,5 x 2 = 20 dm3 = 20 litros.

Además hay que tener en cuenta el grosor del cristal (4 mm.). Por lo tanto la base sobre la que se asentarán los laterales deberá medir 8 mm más por ambos lados: 40, 8 x 20,8 cm. Los cristales frontal y posterior deberán medir 40 x 25 cm.  y a los laterales habrá que añadirles 8 mm. más de anchura: 20,8 x 25 cm.

Por lo tanto necesitaremos:

    1 base de 40,8 x 20,8 cm
    2 laterales  de 20,8 x 25
    2 frontales de 40 x 25 cm

Además necesitaremos un cristal que puede ser de 3 ó 4 milímetros de ancho con unas medidas de 39,8  x 19,8 cm que usaremos para tapar el acuario, y 2 listones de cristal de 4 mm de grosor y de 18 x 1 cm.

Los compraremos ya cortados en una cristalería. También tendremos que adquirir también un bote de silicona y una pistola para aplicarla, que no serán muy caros.

Ahora sólo tenemos que pegar las piezas con silicona. Podemos usar unos ladrillos con los cantos forrados de cartón para mantener los cristales en su sitio sin rallarlos mientras no se seca la silicona.

Paso 1: Aplicaremos silicona sobre los bordes que corresponda y pegaremos los cristales anterior y posterior sobre la base. Nos ayudaremos de unos ladrillos y otros objetos al efecto para que se no se caigan los cristales.

Hacer un acuario

Paso 2: Procederemos a colocar los dos laterales. Una vez unidos, aplicaremos, con sumo cuidado de no desplazarlos, una línea de silicona por todas las aristas interiores para asegurar la estanqueidad y la alisaremos con el dedo.

Hacer un acuario

Paso 3: Ya sólo queda pegar los listones, que sujetarán el cristal superior, unos 3 mm. más bajos que el borde superior de la pecera. Como no están pulidos, los bordes del acuario pueden cortarte; Lo evitaremos cubriendo todos los bordes exteriores con esparadrapo de tela.

Hacer un acuario

Una vez que el acuario está montado,  aplicaremos una línea de silicona por todas las aristas y esquinas interiores y luego pasaremos el dedo para aplicarla bien y asegurarnos que cubre correctamente las aristas y así evitar fugas de agua. En 24 horas el acuario estará listo.

Si deseáis construir un acuario más grande el grosor de los cristales tendrá que ser mayor, lógicamente, para resistir la presión del agua. Esta tabla os servirá de guía para decidir el grosor.

Largo x ancho x alto (cm) Grosor de las paredes Grosor de la base
Hasta 50x40x30 4mm 6mm
Hasta 100x50x40 6mm 8mm
Hasta 130x50x50 8mm 8mm
Hasta 180x60x50 10mm 10mm
Hasta 200x70x60 12mm 12mm

Elementos filtrantes del acuario

Para mantener renacuajos, invertebrados acuáticos y otros pequeños animales no será necesario un gran desembolso económico en filtros, calefactores y oxigenadores. Pero sería adecuado disponer al menos de un filtro que mantenga el agua clara y evite tener que cambiarla con demasiada frecuencia. A este respecto los filtros mecánicas que aspiran el agua y la devuelven filtrada no son los más adecuados pues podría absorber a los insectos y crustáceos más diminutos, como las dafnias. Creo que es más adecuado un filtro biológico de placa. Lamentablemente este tipo de filtros están en desuso y no son fáciles de encontrar más que formando parte del equipo de los acuarios más sencillos. En caso de que mantengamos animalitos propios del curso alto de los ríos, donde las aguas poseen una alta concentración de oxígeno, puede ser adecuado incorporar a nuestro acuario un oxigenador. Tanto el filtro de placa como el oxigenador funcionan por medio de una bomba de aire.

El filtro de placa, llamado también interior o biológico, consiste en una placa que se sitúa en el fondo del acuario, bajo la arena, provista de algún elemento filtrante que compraremos en el mismo lugar donde adquiramos el filtro, puede ser perlón o similar. Posee además dos tubos verticales. Por el más estrecho entra el aire de la bomba y por el otro sale empujando a su vez el agua, creando de esta manera una corriente que retiene los elementos de desecho en la arena y el material filtrante y que depura el agua por medio de la acción de las bacterias.

La bomba de aire se coloca fuera del tanque, cerca de un enchufe. Por medio de un macarrón o tubo flexible de plástico conectaremos una de sus salidas con el tubo de la placa por donde debe entrar el aire. La otra salida será la encargada de oxigenar el agua. En ella enchufaremos otro tubo de plástico en cuyo extremo colocaremos un difusor, que dispensará el aire en forma de pequeñas burbujas, aumentando así su eficacia oxigenadora.

 

Artículos relacionados

Ir a la página priincipal
Menú