Categoría Naturaleza

NATURALEZA

Categoría Naturaleza en casa

NATURALEZA EN CASA

Categoría fotografía

FOTOGRAFÍA

Categoría Viajes

VIAJES

Ir a la página priincipal
Menú

Estás en: Inicio | Naturaleza | Manual de supervivencia | Cómo hacer arcos y flechas

Cómo hacer arcos y flechas

Manual de supervivencia

El arco ha sido durante miles de años una temible herramienta de caza y guerra. Antiguamente los arcos se fabricaban con madera de tejo, una especie hoy escasa, más fácil de encontrar en parques y jardines que en el bosque. También podemos utilizar fresno, olmo, avellano, o retama de escobas. Naturalmente un arco fabricado por nosotros mismos nunca alcanzará la potencia de un arco moderno de competición, pero permitirá abatir animales pequeños en una situación de supervivencia y, como no, nos proporcionará un rato de diversión en cualquier momento.

Utilizaremos una rama de entre 1,20 y 1,70 cm. de largo, con un grosor lo más regular posible. En los extremos haremos unas muescas donde se enganchará la cuerda que tensará el arco. Si queremos mejorar su aspecto podemos descortezarlo y rebajar con una lija los extremos del arco por la parte interior, de forma que quede la parte exterior redondeada y la parte interior plana.

Para tensarlo utilizaremos una cuerda resistente pero no demasiado gruesa. En una situación de supervivencia, improvisarla con fibras vegetales puede ser complicado; es mejor utilizar cordón de los zapatos, del anorak, de la mochila… La longitud de la cuerda será tal que, una vez tensado el arco, en la zona central la distancia entre la cuerda y la madera no sea de más de 20 cm. En un extremo del arco ataremos la cuerda con un nudo fijo, en el otro haremos un lazo como el de la fotografía. Siempre que no lo utilizamos desengancharemos el lazo para mantener el arco destensado.

Nudo

 

Para las flechas emplearemos ramas lo más rectas posible de sauce, avellano o fresno; la caña de bambú, si la tenemos a mano, da unas buenas flechas. En tiendas especializadas en bricolaje podemos encontrar largas varas cilíndricas (como la empleada en la fotografía) muy adecuadas. La longitud de las flechas debe de ser mayor que la distancia de nuestro mentón a la punta de nuestra mano con el brazo estirado.

Para las puntas podemos emplear piedras o hueso, también podemos utilizar un trozo afilado de metal, clavos, o simplemente afilar la madera.

Para realizar el timón lo ideal es utilizar una pluma de ave de tamaño mediano o grande (la de la foto es de un ratonero común). Las de la cola son muy buenas ya que el cañón está justo en el centro, es decir, son simétricas, y permiten obtener dos mitades iguales al dividirlas por la mitad con nuestro cuchillo seccionando el cañón longitudinalmente. Luego las atamos al extremo posterior de la flecha como en la imagen.

 

Si no tenemos nada mejor, podemos utilizar cartón u otro material. No debemos utilizar para el timón nada duro que pueda herirnos las manos al disparar (como un trozo de lata).

 

Ir a la página priincipal
Menú