Categoría Naturaleza

NATURALEZA

Categoría Naturaleza en casa

NATURALEZA EN CASA

Categoría fotografía

FOTOGRAFÍA

Categoría Viajes

VIAJES

Ir a la página priincipal
Menú

Estás en: Inicio | Naturaleza | Manual de supervivencia | Cómo buscar agua

Cómo buscar agua

Manual de supervivencia

En las zonas templadas no suele ser difícil encontrar cursos de agua. En las zonas secas y desérticas la cosa puede complicarse más. Escarbar en los lechos secos de ríos o arroyos da a veces buenos resultados. Los cúmulos de vegetación en un determinado lugar son indicativos de existencia de agua. Los animales también necesitan beber; observar sus desplazamientos a primera hora de la mañana o última de la tarde puede darnos pistas de dónde se encuentra el agua.

Destilador improvisado

En caso de que no encontremos ninguna fuente de agua aún podemos aprovechar la de la condensación que se produce incluso en los desiertos improvisando un destilador.

Necesitaremos un plástico de 2 x 2 m. y un cubo u otro recipiente para recoger el agua. Un tubo de plástico para beber sin desmontar el destilador es también muy útil. Con este sistema podemos obtener entre 0,5 y 1 litro de agua al día.

Hay que cavar un hoyo en cuyo fondo colocaremos un recipiente que recibirá el agua de la condensación que se produce en las paredes del plástico con que cubrimos este hoyo. Una piedra en el centro del plástico conducirá las gotas hasta el cubo. El destilador será más efectivo si introducimos plantas en el agujero para aprovechar su humedad.

Destilador

Destilador improvisado

Indicios de la presencia de agua en el terreno

El agua siempre desciende, por lo que buscar en los valles suele ser lo más efectivo para encontrar agua cuando ésta escasea.

Búsquese donde veamos vegetación verde. Todos los hábitats poseen plantas que crecen únicamente donde hay agua, conviene conocer las del lugar por donde vamos a movernos. Aunque no veamos agua en estas zonas, probemos a hacer un hoyo, podemos encontrarla a no demasiada profundidad.

En las zonas rocosas es más complicado encontrar agua. En terrenos calizos, si vemos alguna cueva, podemos hallar agua dentro. En zonas volcánicas, las rocas de lava son porosas y permiten aflorar a los manantiales, debemos buscarlos en los valles.

En las costas no es difícil encontrar agua, la cual, aunque será salobre, no entrañará riesgos para la salud. Buscaremos entre las dunas a ver si hay algún hoyo con agua. Si no lo encontramos podemos excavar. Si no hay dunas excavaremos en la playa por encima del nivel de la pleamar, durante la bajamar. El agua dulce flota sobre la salada, así que probablemente, en cuanto hallemos agua, no conviene profundizar mucho el hoyo.

Río

Encontrar agua no es tan fácil en muchos puntos del planeta.

Como ya hemos comentado, no debemos beber agua de mar porque terminaría matándonos. Si no encontramos agua potable en la costa podemos destilar agua de mar fabricando un destilador improvisado, como hemos visto, y sustituyendo la vegetación por uno o varios recipientes con agua de mar.

Una fuente de agua, incluso en los desiertos, es la de la condensación que se produce por las mañanas debido a la oscilación térmica entre las noches frías y los días calurosos. El agua se condensa sobre las hojas de las plantas y sobre las superficies metálicas. Podemos recogerla pasando un paño o una esponja, los cuales podemos chupar directamente o escurrirlos sobre un recipiente.

Indicios en la conducta animal

No todas las especies animales son buenas indicadoras de la presencia de agua. Entre los mamíferos, los grandes carnívoros obtienen líquido de sus presas, por lo que no necesitan beber con tanta frecuencia y regularidad. En cambio, los herbívoros que comen pasto siempre se dirigen a beber al amanecer y a la puesta de sol. También las aves granívoras, como los pinzones o las palomas, beben al amanecer y al anochecer, momentos en los que suelen dirigirse a sus fuentes de agua volando en línea recta y bajo.

El hielo y la nieve

Podemos obtener agua derritiendo hielo o nieve. Es mejor el hielo, ya que nos permite obtener el doble de agua con la mitad del calor. Si tenemos que derretir nieve, lo mejor es derretir primero una pequeña cantidad e ir echando después pequeñas cantidades de nieve sobre el agua. Si echamos mucha nieve junta, al ser porosa, esta absorberá el agua y quemaremos el recipiente.

 

Ir a la página priincipal
Menú